Jamie Oliver
9,579,919 views • 21:53

Tristemente al finalizar los 18 minutos de nuestra charla cuatro norteamericanos que están vivos estarán muertos por los alimentos que comen.

Mi nombre es Jamie Oliver. Tengo 34 años. Soy de Essex en Inglaterra y durante los últimos siete años he trabajado incansablemente para salvar vidas a mi manera. No soy un doctor. Soy un chef; No tengo equipos caros ni medicina. Uso más bien información y educación.

Creo firmemente que el poder de la alimentación tiene un lugar preponderante en nuestros hogares que nos une a las mejores cosas de la vida. Tenemos una horrible... realmente horrible realidad. Norteamérica, ustedes están en la cima Este es uno de los países menos saludables del planeta.

Puedo verlos levantar la mano por favor ¿Cuántos de los presentes tienen niños? Por favor levanten la mano. ¿Ahora los tíos y las tías? Levanten la mano. También los tíos y las tías. Son casi todos. Nosotros, los adultos de las últimas cuatro generaciones hemos heredado a nuestros hijos un destino que les dará una vida más corta que la de sus padres. Sus hijos morirán diez años más jovenes que ustedes. por el entorno de alimentación que hemos creado a su alrededor. Las dos terceras partes de este salón, el día de hoy, en norteamérica, son estadisticamente obesos, o tienen sobrepeso. tal vez algunos no, pero eventualmente les tocará, no se preocupen.

(Risas)

¿Lo ven? Las estadísticas de salud son claras, muy claras. Pasamos nuestras vidas paranoicos por la muerte, homicidios, asesinatos, pónganle nombre. Esta en los titulares de todos los diarios, CNN. Vean, los homicidios están hasta el final, ¡Por Dios! ¿Lo ven?

(Risas)

(Aplausos)

Cada uno de esos en rojo esta relacionado con la alimentación. Cualquier doctor, cualquier especialista les dirá eso. Hecho: Las enfermedades alimenticias son el mayor asesino en los Estados Unidos, aquí y ahora. Este es un problema global. Es una catástrofe. Está arrasando al mundo. Inglaterra viene detrás de ustedes...Como siempre

(Risas)

Se que son amigos, ¡Pero no tanto! Necesitamos una revolución. México, Australia, Alemania, India, China, todos tienen grandes problemas de obesidad y mala salud. Piensen acerca del cigarrillo. Cuesta mucho menos que la obesidad. La obesidad le cuesta a los Norteamericanos El 10% de sus costos de salud. 150 billones de dólares por año. En 10 años será el doble. 300 billones de dólares anuales. Y seamos honestos, ustedes no tienen ese dinero.

(Risas)

Vine aquí a iniciar una revolución alimenticia en la que creo profundamente. La necesitamos. El momento es ahora. Estamos en un punto de quiebre. He estado haciendo esto durante siete años. Lo he intentado en Norteamerica durante siete años. Ahora el tema esta maduro, es tiempo de cosechar. Estuve en el ojo de la tormenta. Fui a West Virginia, el estado menos saludable de Norteamérica. O eso fue el año pasado. Tenemos otro este año, pero eso será la siguiente temporada.

(Risas)

Huntington en West Virginia. Un pueblo hermoso. Quise poner el alma y corazón, y gente... su publico viendo esas estadísticas a las que nos hemos acostumbrado tanto Quiero presentarles a algunas de las personas que me importan Su público, sus hijos. Quiero mostrarles una foto de mi amiga Brittany. Ella tiene 16 años. Vivirá solo seis años mas a consecuencia de su alimentación. Es la tercera generación de Norteamericanos que no creció dentro de un ambiente donde se aprendía a cocinar en casa o en la escuela, o de su madre o de su abuela. Le quedan seis años de vida. Se esta comiendo su propio hígado.

Stacy, la familia Edwards. Esta es una familia normal Stacy hace lo mejor que puede, pero también es la tercera generación; que nunca aprendió a cocinar en casa o en la escuela. La familia es obesa. Aquí está Justin, de sólo 12 años. Pesa casi 160 kilos. Es blanco de burlas. ¡por Dios! Aquí esta la hija, Katie, de cuatro años. Ya sufre de obesidad y todavía no llega ni a la primaria. Marissa. Ella esta bien. Es una niña sana. Pero, ¿Saben? Su padre, que era obeso, murió en sus brazos. Y luego, el segundo hombre más importante en su vida, su tío, murió de obesidad. Y ahora su padrastro es obeso. Verán, la cosa es que la obesidad y los desordenes alimenticios no sólo lastiman a la gente que los sufre, sino también a sus amigos, familias, hermanos, hermanas.

El Pastor Steve. Una inspiración. Uno de mis primeros aliados en Huntington, West Virginia. El tiene una aguda perspectiva del problema. Él tiene que sepultar a la gente, ¿No? Y esta harto de ello. Esta cansado de enterrar a sus amigos, y a su familia, a su comunidad. Durante el invierno, mueren el triple de personas. El esta harto de esto. Esta es una enfermedad que puede prevenirse. Es un desperdicio de vida Por cierto esto, este es un ataúd en el que los entierran No estamos preparados para hacer esto. No pueden ni sacarlos por la puerta. Esto es en serio. No pueden ni moverlos. deben usar un montacargas.

Yo lo veo como un triangulo, ¿de acuerdo? Este es nuestro entorno alimenticio. Necesito que ustedes lo entiendan. Seguramente ya han escuchado esto antes, pero vamos a repasarlo. Durante los últimos 30 años, ¿Qué sucedió que ha arrancado el corazón de este país? Seamos francos y honestos. Bien, el estilo de vida moderno.

Empecemos por la calle principal. La comida rápida ha inundado todo el país. Todos los sabemos. Las grandes marcas son muy poderosas tienen gran influencia en este país. También los supermercados. Grandes compañías. Grandes compañías. Hace 30 años, la mayor parte de la comida era fresca y se cultivaba en forma local. Ahora la mayoría esta procesada y llena de cualquier cantidad de aditivos, ingredientes extra, y ustedes ya conocen el resto de la historia. El tamaño de las porciones es un inmenso, inmenso problema. El etiquetado es un inmenso problema. El etiquetado en este país es terrible. Ellos quieren controlarse... Ellos quieren auto controlarse La industria quiere ser sus propios inspectores. ¿Como? ¿En este entorno? No se lo merecen. Como puedes decir que algo es bajo en grasas cuando esta lleno de azúcar.

El hogar. El problema principal en casa es que solía ser el centro donde se pasaba la cultura de la comida y la cocina, que formaba a nuestra sociedad. Eso ya no sucede. Y saben, conforme vamos al trabajo y nuestra vida cambia, y como la vida siempre evoluciona, tendríamos que ver esto de una manera holística, dar un paso atrás y revisar el balance No esta ocurriendo, no ha ocurrido por 30 años. Quiero mostrarles una situación que es muy normal ahora mismo. La familia Edwards.

(Video) Jaimie Oliver: Vamos a hablar. Estas cosas pasan por tu cuerpo y los de tu familia cada semana. Y quiero que sepas que esto va a asesinar a tus hijos. ¿Como te sientes?

Stacy: Me siento muy triste y deprimida. Pero, sabes, quiero que mis hijos sean exitosos y esto no los llevará allí. Pero... estoy matándolos.

JO: Así es...lo estas haciendo. Pero podemos detener eso. Normal. Ahora vamos a las escuelas, algo en lo que soy especialista. Bien, la escuela. ¿Qué es la escuela? ¿Quién la inventó? ¿Cuál es el propósito de la escuela? Las escuelas se inventaron para darnos las herramientas, para hacernos creativos, hacer cosas maravillosas, permitirnos ganarnos la vida, etc., etc., etc. Bien, esas han sido las tareas durante mucho, mucho tiempo. ¿De acuerdo? Pero no la hemos evolucionado para enfrentar las catástrofes de salud de Norteamérica. La comida escolar es algo que la mayoría de los niños, 31 millones diarios, comen dos veces al día, normalmente son el desayuno y el almuerzo, 180 días del año. Así que podríamos decir que la comida escolar es realmente importante. a juzgar por las circunstancias.

(Risas)

Antes de que empiece a despotricar, que es lo que seguramente están esperando...

(Risas)

Necesito decir algo, y es tan importante con la esperanza de que crezca y se desarrolle en los siguientes tres meses. La cocineras, las cocineras de escuela de Norteamérica... Me ofrezco como su embajador. No digo que sean unas flojas. Están haciéndolo lo mejor que pueden. Están dando su mejor esfuerzo. Pero ellas hacen lo que les ordenan, y lo que les ordenan está mal. El sistema lo manejan contadores. Y no hay suficientes, o ninguna, persona que conozca de alimentación en el negocio. Ese es un problema. Si no eres un experto en alimentos y tienes presupuestos apretados, que cada vez son más restringidos, entonces no puedes ser creativo, No puedes meterte en la cosa y escribir diferentes recetas. Si eres un contador, al pendiente de las finanzas, lo único que puedes hacer en esas circunstancias es comprar porquerías más baratas.

Ahora, la realidad es, que la comida que sus hijos comen todos los días es comida rápida, altamente procesada, no hay suficiente comida fresca en lo absoluto. Saben, la cantidad de aditivos, colorantes, ingredientes... ni se imaginan... No hay suficientes vegetales. Las papas fritas son consideradas vegetales. Pizzas para desayunar. Ni siquiera les sirven con cubiertos. ¿Cuchillos y tenedores? No, son muy peligrosos. Pueden tener tijeras en el salon pero cuchillos y tenedores, no. Y desde mi perspectiva, si no tienes cuchillo y tenedor en tu escuela, estas avalando el sistema, de que el estado sirva comida rápida. Porque es fácil de comer con la mano Y por cierto, es comida rápida. es pizza, son hamburguesas, son salchichas, es cualquier cantidad de esas cosas. El 10 % de lo que gastamos en salud, como dije antes, se gasta en obesidad. Y va a duplicarse. No le estamos enseñando a nuestros hijos. No hay ninguna ley que exija que le enseñemos a los niños sobre alimentación, ni en la primaria ni en secundaria. ¿Lo ven? No le enseñamos a los niños sobre alimentos. ¿Esta bien? Este es un pequeño video de un kinder, que es muy común en Inglaterra.

Video: ¿Quién sabe qué es esto?

Niños: Papas. Jamie Oliver: ¿Papas? ¿Ustedes creen que estos son papas? ¿Saben que es eso? ¿Saben qué es eso? Niño: ¿Broccoli?

JO: ¿ Y que hay de eso? Nuestro viejo amigo. ¿Sabes que es esto? Niña: Apio.

JO: No, ¿Qué crees que sea? Niño: Cebolla. JO: ¿Cebolla?

Jamie Oliver: de inmediato nos damos cuenta si acaso los niños saben de dónde viene la comida.

¿Quién sabe qué es esto? Niño: Mmmm, una pera. JO: ¿Y qué saben acerca de este? Niño: No lo se. JO: Si los niños no saben que son estas verduras, entonces nunca se las van a comer.

(Risas)

JO: Esto es normal en Inglaterra y en Norteamérica, Inglaterra y Norteamérica. Y ahora adivinen cómo lo arreglamos. Adivinen como lo arreglamos? En dos sesiones de una hora. Tenemos que empezar a enseñarle a nuestros niños sobre alimentación en las escuelas. Punto.

(Aplausos)

Ahora quiero hablarles de algo, Quiero decirles algo que en cierto sentido es ejemplo del gran problema que tenemos. ¿Me siguen? Quiero comentarles de algo tan básico como la leche. Cada niño tiene derecho a tomar leche en la escuela. Sus niños están tomando leche en el desayuno y el almuerzo, ¿Cierto? Se están tomando dos vasos, ¿De acuerdo? Y la mayoría de los niños lo hace. Pero la leche ya no es tan buena. Porque alguien en el consejo de la leche, y no me malinterpreten, yo estoy a favor de la leche, pero alguien en el consejo de la leche, probablemente pagó mucho dinero a un asesor, que pensó que si le agregas toneladas de saborizantes, colorantes y azúcar a la leche, claro, más niños se la tomarán. Por supuesto.

(Aplausos)

Y ahora eso va a continuar. El consejo de las manzanas va a recomendar que si hacen postres de manzana, los niños comerán más manzanas. ¿Entienden lo que quiero decir? Para mí que no hay necesidad de saborizar la leche. ¿No es así? Hay azúcar en todas partes. Conozco los secretos de todos esos ingredientes. Están en todo. La leche no pudo escapar a los problemas de nuestros días. Esta nuestra leche. Nuestros envases. En los que hay tanta azúcar como en una lata de gaseosa. Y se están tomando dos diarias. Así que dejenme enseñarles. Tenemos un niño aquí, que se come, ¿saben?, ocho cucharadas de azúcar por día. Y aquí ven la semana. Y más acá el mes. Y me tomé la libertad de juntar el azúcar sólo de los cinco años de la primaria que vienen de la leche. Ahora... Yo no se ustedes pero a juzgar por las circunstancias, cualquier juez en el mundo, después de ver las estadísticas y la evidencia, encontrarán que el gobierno que promueve esto es culpable de abuso infantil. Eso es lo que creo.

(Aplausos)

Ahora que si viniera aquí, y me gustaría hacerlo, con una cura contra el SIDA o el cancer, estarían peleándose para conseguirla. Esto, todas estas malas noticias, son evitables. Esas son las buenas noticias. Esto es muy, muy evitable. Así que pensemos, tenemos un problema, debemos comenzar de nuevo. Muy bien, desde mi perspectiva, ¿Qué tenemos que hacer? Esta es la cosa, ¿Verdad? No puede venir de una sola fuente. Comenzar de nuevo y hacer cambios tangibles, verdaderos cambios, de manera que pudieramos mirarnos a los ojos y decir, "En 10 años, la historia de las vidas de sus hijos, la felicidad, y no olvidemos, serán listos si comen bien, saben que vivirán por más tiempo, y todo esto, se verá diferente, ¿No es así?"

Así que, los supermercados. ¿En dónde más compran religiosamente? Semana tras semana. ¿Cuánto dinero gastan, durante su vida, en el supermercado? Los amamos. Simplemente nos venden lo que queremos. Todo bien. Nos deben una, deben poner un embajador de la alimentacion en cada gran supermercado. Necesitan ayudarnos a comprar. Necesitan mostrarnos como cocinar, comidas rápidas y sabrosas para personas ocupadas. Esto no es caro. Se ha hecho en algunos casos y necesita hacerse en todas partes en Norteamerica pronta y rápidamente. Las grandes marcas, las marcas de comida, necesitan poner la educación sobre la comida en el corazón de sus negocios. Ya se, es más fácil decirlo que hacerlo. Este es el futuro. Es la única manera.

La comida rápida.La industria de la comida rápida ¿Saben? es muy competitiva. Tengo muchísimos documentos secretos y arreglos con restaurantes de comida rápida. Yo sé como le hacen. Básicamente nos han hecho adictos a estas dosis de azúcar, sal, grasas y X, Y y Z. Y todos los aman. ¿No es cierto? Así que estos amigos serán parte de la solución. Pero necesitamos que el gobierno se ponga a trabajar con todos los proveedores de comida y la industria de los restaurantes. Y que durante un periodo de cinco a siete años nos saquen la dependencia de las cantidades tan grandes de grasa, azúcar y todos los ingredientes que no forman parte de la comida.

Ahora, de vuelta con las grandes marcas, el etiquetado, como dijé antes, es una absoluta farsa, y se tiene que arreglar. Ahora las escuelas. Obviamente en las escuelas se lo debemos a ellos asegurarnos de que esos 180 días del año desde esa preciosa edad de cuatro años, hasta los 18, 20, 24, los que sean, ellos necesitan que les cocinen comida fresca adecuada de proveedores locales. ¿De acuerdo? Necesita haber un nuevo parámetro para la comida de sus hijos. ¿No lo creen?

(Aplausos)

Bajo estas circunstancias es profundamente importante que cada niño que salga de la escuela sepa cocinar diez recetas que puedan salvar su vida. Habilidades para la vida.

(Aplausos)

Eso implica que puedan ser estudiantes, padres jóvenes, y puedan empezar a experimentar los principios de la cocina. sin importar cuál recesión les toque la próxima vez. Si puedes cocinar, el dinero en la recesión no importa. Su puedes cocinar, el tiempo no importa. En el trabajo. En realidad no hemos hablado acerca de eso. Bien, es hora de hablar de la responsabilidad corporativa ver exactamente lo que dan de comer o hacen disponible para sus empleados. Esos empleados son las madres y padres de los niños de Norteamérica. Marissa, su padre murió en sus brazos, me imagino que ella estaría muy contenta si las corporaciones de América pudieran alimentar adecuadamente a su personal. Definitivamente no deberían quedar afuera de la solucion. Ahora de regreso a casa.

Ahora veamos, si hacemos todo esto, y podemos hacerlo, esto es alcanzable. Puedes hacer el bien y hacer negocio. Sin duda alguna. Pero los hogares necesitan empezar a compartir esto volver a cocinar, ¡Seguro! Compartir esto como una filosofía. Y para mí es bastante romántico. Pero significa que si una persona enseña a tres cómo cocinar algo, y que estos que aprendieron enseñen a otros tres esto necesita repetirse sólo 25 veces, para alcanzar a toda la población de Norteamérica. Romántico sí, pero, lo que es más importante, es que la gente se de cuenta de que sus esfuerzos individuales hacen la diferencia. Debemos recuperar lo que perdimos. La cocina de Huntington. En Huntington, cuando hice este programa, saben, conseguimos este programa en horario estelar y con suerte inspirará a mucha gente a formar parte de este cambio. Verdaderamente creo que estos cambios sucederán. En la cocina de Huntington. Yo trabajo con la comunidad. Trabajé en las escuelas, conseguí recursos permanentes, para lograr que cada escuela en el área, cambiara de la comida chatarra a comida sana, Seis mil quinientos dolares por escuela.

(Aplausos)

Eso es todo lo que cuesta. Seis mil quinientos por escuela. La cocina por 25 mil al mes. ¿Verdad? Esto se convertiría en 5,000 personas por año, que es el 10 % de su población. Y es gente enseñando gente. Ustedes saben, cocineros locales enseñando a personas locales. Son lecciones de cocina, lecciones gratis en la calle principal. Esto es cambio real y tangible. En todo Norteamérica, si miramos hacia atras, hay una gran cantidad de cosas maravillosas sucediendo. Están pasando cosas hermosas. Hay ángeles en todo Norteamérica, haciendo cosas fantasticas en las escuelas, arreglos entre granjas y escuelas, huertas, educación. Hay personas increíbles que están haciendo esto ya. El problema es que ellos quieren multiplicar lo que están haciendo a la siguiente escuela, y a la siguiente. Pero no hay dinero. Necesitamos reconocer a los expertos y a los ángeles rápido. identificarlos y asignarles los recursos para que multipliquen lo que ya están haciendo, y haciéndolo bien. La Norteamérica empresarial necesita apoyar a la Sra. Obama en las cosas que desea hacer.

(Aplausos)

Y vean, sé que es extraño tener a un Inglés frente a ustedes hablándoles de todo esto. Todo lo que puedo decir es que me preocupa. Yo soy padre. Y amo a este país. Y creo firmemente, en verdad, que si el cambio se puedo lograr en este país, cosas maravillosas pueden suceder en todo el mundo. Si Norteamérica lo logra creo que otras personas les seguirán. Es increíblemente importante.

(Aplausos)

Cuando estaba en Huntington, tratando de hacer funcionar algunas cosas, cuando no funcionaban, pensé, si tuviera una varita mágica, ¿Qué haría? y pensé ¿Saben qué? Me gustaría estar frente a los más grandes líderes de Norteamérica. Y un mes después me llamaron de TED y me dieron este premio. Y ahora estoy aquí. Así que este es mi deseo. Dislexico, asi que soy un poco lento. Mi deseo es que ustedes ayuden a formar un movimiento fuerte y sostenible para educar a todos los niños sobre la comida, para inspirar a las familias a cocinar otra vez, y ayudar a que las personas en todo el mundo puedan pelear de frente contra la obesidad.

(Aplausos)

Gracias.

(Aplausos)