951,166 views • 14:08

¿A quién se parece el hombre más feliz del mundo? Seguramente no se parece a mí. Se parece a él. Se llama Matthew Ricard. Pero, ¿cómo se llega a ser el hombre más feliz del mundo? Bueno, resulta que hay una manera de medir la felicidad en el cerebro y eso se logra midiendo la activación relativa de la corteza prefrontal izquierda en el tomógrafo en comparación con la corteza prefrontal derecha. Y la medida de felicidad de Matthew es algo fuera de serie. Es por mucho el hombre más feliz que haya registrado la ciencia. Lo que nos lleva a preguntarnos: ¿en qué estaba pensando cuando lo estaban examinando? Quizá en alguna travesura. (Risas) En realidad estaba meditando sobre la compasión. La propia experiencia de Matthew es que la compasión es el estado más feliz de todos.

Leer sobre Matthew fue uno de los momentos cruciales de mi vida. Mi sueño es crear las condiciones para la paz mundial durante mi vida y hacerlo creando las condiciones para la paz interior y la compasión a escala global. Y aprender sobre Matthew me dio una nueva perspectiva sobre mi trabajo. El escaneo cerebral de Matthew muestra que la compasión no es una tarea pesada. Es algo que da felicidad. La compasión es diversión. Y esa visión alucinante cambia todo el juego. Porque si fuese una faena pesada nadie la experimentaría, salvo quizá el Dalai Lama o alguien así. Pero si la compasión fuera diversión todo el mundo querría sentirla. Por ende, para crear las condiciones para la compasión mundial todo lo que tenemos que hacer es replantearnos la compasión como algo divertido.

Pero la diversión no es suficiente. ¿Qué tal si la compasión además es rentable? ¿Qué tal si la compasión es algo bueno para los negocios? Entonces, todos los jefes y gerentes del mundo van a querer tener compasión como en este caso. Eso crearía las condiciones para la paz mundial. Así que empecé a prestar atención al aspecto de la compasión en un entorno de negocios. Por suerte no tuve que mirar muy lejos porque lo que estaba buscando estaba justo en frente de mis ojos, en Google, mi empresa.

Sé que hay otras empresas compasivas en el mundo pero Google es el lugar que me resulta familiar porque he estado allí durante 10 años, por eso voy a usar a Google como caso de estudio. Google es una empresa que nació del idealismo. Es una empresa que prospera en el idealismo y quizá debido a ello la compasión es orgánica y está esparcida por toda la empresa. En Google las expresiones de compasión corporativa casi siempre siguen el mismo patrón. Es un patrón divertido que empieza con un pequeño grupo de empleados que toman la iniciativa de hacer algo. Y, por lo general, no piden permiso; simplemente lo llevan a cabo, y se le suman otros empleados y eso se hace cada vez más grande. Y a veces se hace tan grande que se vuelve oficial. En otras palabras: casi siempre empieza de abajo hacia arriba.

Y permítanme darles algunos ejemplos. El primer ejemplo es el evento comunitario más grande del año, donde los empleados de todo el mundo donan su trabajo para sus comunidades locales; éste se originó y fue organizado por tres empleados antes de que se tornara oficial debido a que se volvió algo enorme. Otro ejemplo: tres empleados un cocinero, un ingeniero y, lo más divertido, un masajista; tres empleados que se enteraron de una región de India en la que viven 200 000 personas que no contaban con servicios médicos. Entonces, ¿qué hacen? Siguen adelante y empiezan a recaudar fondos. Y recaudan el dinero suficiente para construir este hospital, el primer hospital en su tipo para 200 000 personas. Durante el terremoto de Haití una cantidad de ingenieros y gerentes de producto se reunieron de manera espontánea y se quedaron toda la noche para hacer una herramienta que permitiera que las víctimas del terremoto encontraran a sus seres queridos. Y las expresiones de compasión también pueden encontrarse en las oficinas internacionales.

En China, por ejemplo, un empleado de nivel medio inició la mayor competencia de acción social en China con la participación de más de mil escuelas chinas que trabajan en temas como educación, pobreza, atención de salud y medio ambiente. Hay tanta acción social orgánica en todo Google que la empresa decidió formar un equipo de responsabilidad social para apoyar estos esfuerzos. Y esta idea, de nuevo, vino desde las bases, de dos empleados que escribieron las descripciones de sus puestos y se ofrecieron como voluntarios para el trabajo. Y hallé fascinante que el equipo de responsabilidad social no se formara como una gran estrategia corporativa Nació de dos personas que dijeron: "hagamos esto", y la empresa dijo: "Sí". Así que resulta que Google es una empresa compasiva porque los empleados ven que la compasión es diversión.

Pero, de nuevo, la diversión no basta. También hay beneficios reales de negocio. Entonces, ¿cuáles son? El primer beneficio de la compasión es que crea líderes de negocios altamente efectivos. ¿Eso qué significa? Hay tres componentes de la compasión. Está el componente afectivo que es "yo siento por ti". Está el componente cognitivo que es "yo te entiendo". Y está el componente de motivación que es "yo quiero ayudarte". Entonces, ¿qué tiene que ver esto con el liderazgo empresarial? De acuerdo con un estudio muy completo dirigido por Jim Collins y documentado en el libro "Empresas que sobresalen" hace falta un tipo de líder muy especial para llevar a una empresa de algo bueno a algo grande. Y los llama "líderes de nivel 5". Estos son líderes que, además de estar altamente capacitados, poseen dos cualidades importantes, que son: humildad y ambición. Estos son líderes altamente ambiciosos en busca del bien común. Y dado que ansían el bien común no sienten la necesidad de inflar sus propios egos. Y, de acuerdo con la investigación, constituyen los mejores líderes de negocios. Y si analizamos estas cualidades en el contexto de la compasión hallamos que los componentes cognitivos y afectivos de la compasión — comprender y sentir empatía por las personas — inhibe, atenúa, lo que llamo esa auto-obsesión que llevamos dentro creando por lo tanto las condiciones para la humildad.

El componente de motivación de la compasión crea la ambición por el bien común. En otras palabras: la compasión es la manera de crear líderes de nivel 5. Y este es el primer beneficio de negocio convincente. El segundo beneficio convincente de la compasión consiste en crear mano de obra inspirada. Los empleados se inspiran mutuamente hacia el bien común. Eso crea una comunidad vibrante, con energía, en la que las personas se admiran y respetan. Digo, uno llega al trabajo en la mañana, y trabaja con tres tipos que de pronto deciden construir un hospital en India. ¡Cómo no vamos a sentirnos inspirados por estas personas! ¡los propios compañeros! Esta inspiración mutua promueve la colaboración, la iniciativa y la creatividad. Nos vuelve una empresa altamente efectiva.

Así, dicho todo esto, ¿cuál es la fórmula secreta para fraguar la compasión en un entorno empresarial? En nuestra experiencia hay tres ingredientes. El primer ingrediente es crear una cultura de cometido apasionado por el bien común. Es pensar siempre en cómo tu empresa y tu empleo contribuyen al bien común. O, ¿cómo puedo contribuir más al bien común? La conciencia de contribuir al bien común es muy auto-inspiradora y crea un terreno fértil para fomentar la compasión. Ese es uno.

El segundo ingrediente es la autonomía. Por eso en Google hay mucha autonomía. Y uno de nuestros gerentes más populares bromea con que, esto es lo que él ve: Google es un lugar donde los internos dirigen el manicomio." Y él se considera a sí mismo un interno. Si uno ya tiene una cultura de la compasión y del idealismo y le permite a las personas rondar en libertad, ellos harán lo correcto del modo más compasivo.

El tercer ingrediente es centrarse en el desarrollo interior y en el crecimiento personal. La capacitación para el liderazgo en Google, por ejemplo, hace mucho hincapié en las cualidades interiores como conciencia de uno mismo, auto-dominio, empatía y compasión, porque creemos que el liderazgo empieza con el carácter. Incluso creamos un plan de estudios de siete semanas en inteligencia emocional que llamamos en broma "Buscar dentro de ti mismo". Esto es menos pícaro de lo que parece. Soy ingeniero de formación pero soy uno de los creadores e instructores de este curso, algo que encuentro divertido porque esta es una empresa que confía en un ingeniero para enseñar inteligencia emocional. ¡Qué empresa!

(Risas)

Buscar dentro de ti mismo, ¿qué quiere decir? Se trabaja en tres pasos. El primer paso es el entrenamiento de la atención. La atención es la base de todas las capacidades cognitivas y emocionales superiores. Así, cualquier plan de estudios para entrenar la inteligencia emocional tiene que empezar con el entrenamiento de la atención. La idea aquí es entrenar la atención para crear una calidad mental que sea calmada y clara al mismo tiempo. Y esto crea las bases para la inteligencia emocional. El segundo paso sigue al primero.

El segundo paso es desarrollar el auto-conocimiento y el auto-dominio. Así, usando la atención supercargada del paso uno, creamos una percepción de alta resolución en los procesos cognitivos y emocionales. ¿Qué significa eso? Significa ser capaces de observar nuestro flujo de pensamiento y el proceso de la emoción con mucha claridad objetividad, y desde una perspectiva en tercera persona. Y una vez que uno logra eso crea esa especie de auto-conocimiento que nos permite el auto-dominio.

El tercer paso, que sigue al segundo, es crear nuevos hábitos mentales. ¿Qué significa eso? Imaginen esto. Imaginen que cuando conocen a otra persona, se encuentran con su persona, su primer pensamiento instintivo, habitual es: "Quiero que seas feliz. Quiero que seas feliz". Imaginen que hacen esto. Tener este hábito, este hábito mental, cambia todo en el trabajo. Porque esta buena voluntad inconscientemente es tomada por otras personas y eso genera confianza y la confianza genera muchas relaciones que funcionan bien. Y esto crea también las condiciones para la compasión en el lugar de trabajo. Algún día esperamos abrir los códigos de "Buscar dentro de ti mismo" de modo que todos en el mundo empresarial puedan usarlo al menos como referencia.

Y, para concluir, quiero terminar en el mismo lugar que empecé: con la felicidad. Quiero citar a este tipo — el de la sotana, no el otro — el Dalai Lama, que dijo: "Si quieres que otros sean felices practica la compasión. Si quieres ser feliz, practica la compasión". He hallado que esto es cierto, tanto a nivel individual como a nivel corporativo. Y espero que la compasión sea a la vez divertida y rentable para Uds. también.

Gracias.

(Aplausos)