Yuval Noah Harari
3,182,332 views • 17:08

Hace 70 000 años, nuestros antepasados eran animales insignificantes. Lo más importante que se debe saber sobre los prehistóricos es que eran insignificantes. Su impacto en el mundo no era mucho mayor que el de las medusas, las luciérnagas o los pájaros carpinteros. Sin embargo, hoy controlamos el planeta. Y la pregunta es: ¿Cómo hemos llegado hasta aquí? ¿Cómo hemos pasado de ser simios insignificantes, preocupados por sus propios problemas en un rincón de África, a ser los gobernantes del planeta Tierra? Normalmente, buscamos diferencias entre nosotros y otros animales en el plano individual. Queremos creer, yo quiero creer, que hay algo especial en mí, en mi cuerpo, en mi cerebro, que me hacer ser superior a un perro, a un cerdo o a un chimpancé. Pero lo cierto es que en el plano individual soy vergonzosamente parecido a un chimpancé. Y si nos llevaran a un chimpancé y a mí juntos a una isla desierta y tuviésemos que luchar por sobrevivir para ver quién lo hace mejor, desde luego yo apostaría por el chimpancé y no por mí. Y no es que haya algo malo en mí personalmente. Creo que si les dejasen solos a cualquiera de Uds. con un chimpancé en alguna isla el chimpancé lo haría mucho mejor. La verdadera diferencia entre los humanos y el resto de los animales no está en el plano individual, está en el plano colectivo. Los humanos controlan el planeta porque son los únicos animales que pueden cooperar flexiblemente y en masa. Si bien hay otros animales como los insectos sociables, las abejas, las hormigas, que pueden cooperar en masa, no lo hacen de un modo tan flexible. Su cooperación es muy rígida. Una colmena funciona básicamente de una forma. Y ante una nueva oportunidad o un nuevo peligro, las abejas no pueden reinventar el sistema social de la noche a la mañana. Por ejemplo, no pueden ejecutar a la reina y establecer una república de abejas, o una dictadura comunista de abejas trabajadoras. Otros animales como los mamíferos, los lobos, los elefantes, los delfines, los chimpancés, pueden cooperar con mayor flexibilidad, pero lo hacen solo en grupos pequeños porque la cooperación entre los chimpancés se basa en el conocimiento íntimo del otro. Si soy un chimpancé y tú eres otro chimpancé y quiero cooperar contigo, necesito conocerte personalmente. ¿Qué clase de chimpancé eres? ¿Eres un chimpancé amigable? ¿Eres un chimpancé malvado? ¿Se puede confiar en ti? Si no te conozco, ¿comó podría cooperar contigo? El único animal que puede combinar las dos habilidades a la vez y cooperar de forma tanto flexible como en masa somos nosotros, el Homo sapiens. Uno contra uno, o incluso, diez contra diez, puede que los chimpancés sean mejores que nosotros. Pero si enfrentas a mil humanos contra mil chimpancés, entonces los humanos ganarán fácilmente por la simple razón de que mil chimpancés no pueden cooperar en absoluto. Y si intentas meter a 100 mil chimpancés en Oxford Street o en el estadio Wembley o en la plaza Tienanmen o en el Vaticano, todo lo que tendrás será el caos más absoluto. Imaginen el estadio Wembley con 100 mil chimpancés. Una locura total. Sin embargo, los humanos pueden concentrarse allí por decenas de miles, y normalmente el resultado no es el caos. Lo que obtenemos son redes de cooperación sofisticadas y eficaces. Todos los grandes logros de la historia de la humanidad, desde construir pirámides hasta viajar a la Luna, no se han basado en habilidades individuales sino en la capacidad de cooperar en masa de forma flexible. Piensen en esta misma charla que estoy dando ahora, estoy aquí delante de una audiencia de unas 300 o 400 personas, la mayoría de Uds. son desconocidos para mí. Además, tampoco conozco a toda la gente que ha organizado y trabajado en este acto. No conozco al piloto ni a los miembros de la tripulación del avión que me trajeron ayer aquí, a Londres. No conozco a la gente que inventó y fabricó estos micrófonos y estas cámaras, que graban lo que estoy diciendo. No conozco a las personas que escribieron todos los libros y artículos que he leído para preparar esta charla. Y definitivamente no conozco a todas las personas que pueden estar viendo esta charla en Internet, en algún lugar de Buenos Aires o en Nueva Delhi. Sin embargo, incluso aunque no nos conocemos, podemos trabajar juntos para crear este intercambio mundial de ideas. Esto es algo que los chimpancés no pueden hacer. Por supuesto que se comunican pero nunca verán a un chimpancé viajar hasta un grupo distante de chimpancés para darles una charla sobre bananas o elefantes, o cualquier otra cosa que pueda interesar a los chimpancés. La cooperación no siempre ha sido para bien, por supuesto. Todas las cosas horribles que los humanos hemos hecho a lo largo de la historia, y hemos hecho algunas cosas verdaderamente horribles, todas esas cosas también se basaron en la cooperación a gran escala. Las prisiones son un sistema de cooperación; los mataderos son un sistema de cooperación; los campos de concentración son un sistema de cooperación. Los chimpancés no tienen mataderos, ni prisiones ni campos de concentración. Ahora supongamos que he conseguido convencerles de que sí, controlamos el mundo porque podemos cooperar flexiblemente en masa. La siguiente pregunta que surge inmediatamente en la mente de un oyente curioso es: ¿Cómo lo hacemos exactamente? De entre todos los animales, ¿cómo es que solo nosotros cooperamos así? La respuesta es nuestra imaginación. Podemos cooperar flexiblemente con infinidad de desconocidos porque solo nosotros de todos los animales del planeta, podemos crear y creer fábulas, historias de ficción. Y si todos creen en la misma fábula, entonces todos obedecen y siguen las mismas reglas, las mismas normas, los mismos valores. El resto de animales tiene su propio sistema de comunicación que solo describe la realidad. Un chimpancé puede decir "¡Mira! Un león ¡huyamos!" O "¡Mira! Un banano. ¡Vayamos a por unas bananas!" Sin embargo, nosotros usamos el lenguaje no solo para describir la realidad sino para crear nuevas realidades, realidades inventadas. Un humano puede decir "¡Existe un dios en el cielo! Y si no haces lo que yo te diga que hagas, entonces cuando mueras, dios te castigará e irás al infierno." Y si todos creen la historia que acabo de inventar, todos seguirán las mismas normas, las mismas leyes y los mismos valores y podrán cooperar. Eso es algo que solo los humanos podemos hacer. Nunca podrán convencer a un chimpancé para que les dé una banana prometiéndole, "...cuando mueras irás al cielo de los chimpancés..." (Risas) "...y tendrás un montón de bananas por tus buenas acciones. Así que dame esa banana". Jamás un chimpancé creerá esa historia. Solo los humanos creemos esas historias, y así es como controlamos el mundo y los chimpancés están encerrados en zoos y en laboratorios de investigación. Ahora puede ser que crean que de hecho, en lo religioso cooperamos creyendo en las mismas fábulas. Millones de personas construyen juntas una catedral o una mezquita o hacen una cruzada o una yihad porque creen en las mismas historias sobre dios, el cielo y el infierno. Pero quiero hacer hincapié en que ese mismo mecanismo es la base de otras formas de cooperación humana en masa, no solo en lo que respecta a lo religioso. Por ejemplo, en lo legal. Muchos sistemas legales del mundo se basan en los derechos humanos. Pero, ¿qué son los derechos humanos? Los derechos humanos, como dios y el cielo son simples historias inventadas. No son una realidad objetiva, no son un efecto biológico del Homo sapiens. Si abren a un humano y lo miran dentro, verán el corazón, riñones, neuronas, hormonas, ADN, pero no encontrarán ningún derecho. El único lugar donde encontrarán derechos es en las historias que hemos inventado y extendido por todas partes en los últimos siglos. Puede que sean historias muy positivas, muy buenas historias, pero siguen siendo fábulas que hemos inventado. Ocurre lo mismo en el ámbito de la política. Los agentes más importantes en la política moderna son los estados y los países. ¿Qué son los estados y los países? No son una realidad objetiva. Una montaña es una realidad objetiva. Pueden verla, tocarla, incluso olerla. Pero un país o un estado, como Israel, Irán, Francia o Alemania, no es más que una historia que hemos inventado y a la que nos hemos aferrado con fuerza. Lo mismo pasa con la economía. Los agentes más importantes en la economía mundial son las empresas y las corporaciones. Muchos de Uds. quizás trabajan para alguna corporación, como Google, Toyota o McDonald's. ¿Qué son exactamente? Son lo que los abogados llaman ficciones jurídicas. Son historias inventadas y mantenidas por esos poderosos brujos a los que llamamos abogados. (Risas) Y, ¿a qué se dedican las corporaciones? Principalmente, intentan ganar dinero. Y, ¿qué es el dinero? De nuevo, el dinero no es una realidad objetiva, no tiene un valor objetivo. Tomen este pedazo de papel verde, el dólar. Mírenlo, no tiene valor. No se lo pueden comer, ni beber. No pueden vestirlo. Pero llegaron estos cuentacuentos profesionales, los grandes banqueros, los ministros de finanzas, los primeros ministros, y nos contaron una historia muy convincente; "¿Ves este pedazo de papel verde? vale por diez bananas." Y si me lo creo y se lo creen, y si todos lo creemos, en realidad funciona. Tomo este pedazo de papel sin valor, voy al supermercado, se lo doy a un completo desconocido a quién nunca he visto antes, y obtengo a cambio bananas reales que puedo comer. Es increíble. Nunca podremos hacer esto con los chimpancés. Sí, los chimpancés intercambian cosas: "Me das un coco y te daré una banana". Eso puede funcionar. Pero, ¿me das un pedazo de papel inservible y esperas que yo te dé una banana? ¡Ni hablar! ¿Me tomas por un humano? (Risas) El dinero es de hecho la historia más exitosa que jamás hayan inventado los humanos, porque es la única historia que todo el mundo cree. No todos creen en dios, no todos creen en los derechos humanos, no todos creen en los nacionalismos, pero todo el mundo cree en el dinero, y en el dólar. Por ejemplo, Osama Bin Laden. Odiaba a los políticos estadounidenses, la religión estadounidense y la cultura estadounidense, pero no tenía ningún problema con los dólares de allí. De hecho, le encantaban. (Risas) En conclusión, los humanos controlamos el mundo, porque vivimos en una realidad dual. El resto de animales vive en una realidad objetiva. Su realidad consiste en entidades objetivas, como ríos y árboles o leones y elefantes. Nosotros los humanos también vivimos en una realidad objetiva. En nuestro mundo también hay ríos y árboles y leones y elefantes. Pero con el paso del tiempo, hemos construido sobre esta realidad objetiva una segunda capa de realidad imaginaria, una realidad basada en entidades imaginarias, como países, dioses, dinero, corporaciones. Y lo más increíble es que a medida que se desarrollaba la historia, esta realidad inventada fue adquiriendo más y más poder, así que hoy las fuerzas más poderosas del mundo son esas entidades imaginarias. Hoy, la supervivencia de los ríos y de los árboles, leones y elefantes depende solo de las decisiones y deseos de las entidades imaginarias, como EE. UU., Google el Banco Mundial, entidades que solo existen en nuestra imaginación. Gracias. (Aplausos). Bruno Giussani: Tu nuevo libro Después de "Sapiens", escribiste otro, y ha salido en hebreo pero aún no se ha traducido al... Yuval Noah Harari: Estoy con la traducción ahora mismo. BG: En el libro, si lo he entendido bien, argumentas que los descubrimientos que estamos viviendo ahora mismo no solo mejorarán nuestras vidas, con seguridad, sino que crearán, y cito textualmente, "...nuevas clases y luchas sociales igual que ocurrió en la revolución industrial". ¿Puedes aclararnos esto? YNH: Sí. En la revolución industrial vimos el nacimiento de una nueva clase; el proletariado urbano. Y mucha de la historia política y social de los últimos 200 años implicaba qué hacer con esta clase y los nuevos problemas y oportunidades. Ahora vemos el nacimiento de una nueva clase multitudinaria de gente inútil. (Risas) A medida que las computadoras mejoran en más y más campos hay una clara posibilidad de que las computadoras nos superen en la mayoría de las tareas y los humanos sobraremos. Y entonces la gran pregunta política y económica del siglo XXI será "¿Para qué necesitamos a los humanos?" O al menos "¿Para qué necesitamos a tantos humanos? BG: ¿Está la respuesta en tu libro? YNH: De momento creo que lo mejor es tenerlos contentos con drogas y juegos de computadora... (Risas) Pero esto no parece que sea un futuro muy atractivo. BG: Básicamente ¿lo que dices en el libro, y ahora, sobre el discurso de la evidencia de una desigualdad económica notoria, es que estamos más o menos al comienzo del proceso? YHN: Insisto, no es una profecía, hay que ver todas las posibilidades que tenemos delante. Una posibilidad es la creación de esta clase social ingente de gente inútil. Otra posibilidad es dividir a la humanidad en diferentes castas biológicas, ascendiendo a los ricos al nivel de dioses virtuales, y degradando a los pobres a este nivel de gente inútil. BG: Creo que habrá otra charla TED en un año o dos. Gracias por estar aquí. YNH: ¡Gracias! (Aplausos)