Mei Lin Neo
1,132,724 views • 5:27

En casa, mis amigos me apodan de varias maneras, como "la muchacha ostra gigante", "la reina ostra", o "la madre de las ostras". (Risas) Y es así porque, siempre que estoy con ellos, no puedo dejar de hablar de las ostras gigantes, todos los días. Los ostras gigantes son animales marinos coloridos que viven en conchas, los más grandes de su especie. Miren esta concha. El mayor ejemplar registrado tenía 1,4 m de tamaño y un peso de 250 kg. Es casi tan pesado como tres elefantes bebés. Las leyendas del sur del Pacífico describían estas ostras como caníbales que esperaban a los buceadores en el fondo del mar, para sorprenderlos. Hay una historia en la que un buceador perdió ambas piernas, intentando sacar una perla de una ostra gigante. Pensé: "¿En serio?" Y, por curiosidad, hice un experimento conmigo misma como carnada. (Risas) Con mucho cuidado, puse mi mano dentro de una ostra y esperé. Mmm... Todavía tengo mi mano. Parece que estos gigantes delicados prefieren retroceder y proteger sus cuerpos carnosos que comerme. ¡Vaya mitos de ostras asesinas! Desafortunadamente, la verdad es que somos la mayor amenaza a las ostras gigantes. Consideradas un manjar en el oeste del Pacífico y en el Índico, las ostras gigantes han sido pescadas, como mariscos. Los pescadores tienen un particular interés en sus músculos aductores, órganos que se unen a las dos conchas como una bisagra. Debido a estos músculos, las ostras gigantes casi fueron llevadas a la extinción entre la década de 1960 y la de 1980. Las conchas también son populares por motivos ornamentales como joyas y ornamentación. En el Mar de China Meridional, algunos pescadores se desviaron de su ruta para recolectar conchas fosilizadas, buceando en grandes áreas de arrecifes de coral. Y luego se han tallado y vendido en China como "artesanía de marfil". Las ostras gigantes, vivas o muertas, no están a salvo de nosotros. ¡Es un "ostricídio"! (Risas) (Aplausos) Con el foco en otros animales marinos más carismáticos como las ballenas y los arrecifes de coral, es fácil olvidar que otras vidas marinas también necesitan nuestra ayuda. Mi fascinación por las ostras gigantes me llevó a investigar su conservación, para cubrir la falta de conocimiento sobre su ecología y comportamiento. Una de las cosas que descubrimos es que las ostras gigantes pueden caminar por el fondo del mar. Sí, me oyeron bien: pueden caminar. Para descubrirlo colocamos varias ostras en una rejilla. Observen lo que sucedió en las 24 horas siguientes. Pensamos que caminar es importante para huir de los depredadores y encontrar compañeros para la reproducción. Por difícil que sea imaginar un movimiento de estos animales, las ostras gigantes de hasta 180 kg pueden caminar normalmente, solo se mueven más lentamente. Durante mi doctorado, descubrí más secretos sobre las ostras gigantes. Pero faltaba algo en mi trabajo. Me pregunté a mí misma: "¿Por qué debe preocuparse la gente por la conservación de estas ostras?", aparte de mí, claro. (Risas) Las ostras gigantes tienen un enorme impacto en los arrecifes de coral. Estas ostras multitareas construyen arrecifes, fábricas de alimentos, refugio para camarones y cangrejos y filtros de agua, todo en uno. En resumen, las ostras gigantes tienen una importancia extrema como residentes de sus propios arrecifes, y solo su presencia garantiza la salud de los mismos. Y como pueden vivir hasta los 100 años, los ostras gigantes son indicadores vitales de salud de arrecifes de coral. Por eso, cuando comienzan a desaparecer los arrecifes, su ausencia se puede interpretar como una alarma para que los científicos presten atención, son como el canario en una mina de carbón. Pero las ostras gigantes están en peligro. La mayor ostra del mundo está en vías de extinción, con una merma de más del 50 % de la población. Los beneficios ecológicos de que existan ostras gigantes en los arrecifes de coral solo persistirán si las poblaciones son sanas, haciendo su conservación primordial. Por eso, estoy aquí hoy para hablar por las ostras gigantes, porque me preocupo de verdad por estos animales extraordinarios, y porque ellos merecen nuestra atención. Es hora de que de las ostras gigantes salgan de sus conchas y muestren al mundo que, ellas también pueden ser heroínas de los océanos. Muchas gracias. (Aplausos)