Marily Oppezzo
3,964,105 views • 5:25

El proceso creativo, como Uds. saben, de la idea inicial al producto final, es un largo proceso. Es superiterativo, con muchos ajustes, sangre, sudor, lágrimas, ¡y años! No es cuestión de ir a dar un paseo y volver con la Capilla Sixtina, ¿verdad? Entonces, ¿en qué etapa del proceso nos centramos? Solo la primera parte. Solo la lluvia de ideas, generar una nueva idea. Hicimos cuatro estudios con una variedad de personas, caminando adentro o afuera, y todos estos estudios llegaron a la misma conclusión. Hoy solo voy a hablarles de uno de estos estudios.

Uno de los tests de creatividad que usamos fue el test de los usos alternativos. Son cuatro minutos, y la tarea es generar la mayor cantidad posible de usos alternativos para objetos cotidianos. Por ejemplo, ¿qué otra cosa se puede hacer con una llave, además de abrir una cerradura? Obviamente, podría servir como tercer ojo para una jirafa, ¿no? Podría ser. Es interesante y novedoso en cierta medida, pero ¿es creativo? Los participantes generaban tantas ideas como podían y nosotros teníamos que decidir si eran creativas o no.

La definición de creatividad que mucha gente acepta es la de "novedad adecuada". Para que algo sea "adecuado" tiene que ser realista, así que, lamentablemente, la llave no sirve como ojo. ¡Buuu! Pero "novedad", el segundo aspecto, significa que nadie lo haya dicho antes. Entonces la idea tenía que ser adecuada, en primer lugar, y luego novedosa, o sea que no se le hubiera ocurrido a ningún otro sujeto del estudio. O sea que se te podía ocurrir usar la llave para rayar un auto, pero, si alguien más lo decía, no sumaba puntos para ninguno de los dos. Pero hubo una sola persona que dijo esto: "Si fueras la víctima de un misterioso asesinato, y tuvieras que escribir el nombre del asesino en el suelo con tus últimas palabras". Una persona dijo esto.

(Risas)

Y es una idea creativa, porque es adecuada y es novedosa.

El test de generación de ideas podía hacerse sentado o caminando en la cinta.

(Risas)

Hicieron el test dos veces, con distintos objetos. Tres grupos. El primer grupo lo hizo sentado la primera vez, y luego sentado de nuevo la segunda vez. El segundo grupo lo hizo sentado la primera vez y caminando en la cinta la segunda vez. El tercer grupo, y esto es interesante, caminó en la cinta la primera vez, y luego se sentó. Entonces, los dos grupos que estuvieron sentados juntos la primera vez, tuvieron resultados similares y generaron un promedio de 20 ideas creativas por persona. El grupo que estaba caminando en la cinta generó casi el doble de ideas. Y solo estaban caminando en una cinta, en un cuarto sin ventanas. Recuerden que el test se hizo dos veces. Las personas que siguieron sentadas la segunda vez, no mejoraron; la práctica no ayudó. Pero los que se sentaron primero y luego pasaron a la cinta se vieron estimulados por la caminata. Y aquí está lo interesante: Los que caminaron la primera vez, tuvieron un efecto residual durante la segunda vuelta y continuaron siendo creativos. Quiere decir que deberían a dar un paseo antes de una reunión importante. Y empezar a generar ideas ni bien regresen.

Tenemos cinco consejos para Uds. que los van a ayudar a obtener el mejor efecto posible. Primero: elijan un problema o un tema para pensar. Este no es el "efecto ducha", cuando abrimos la botella del champú y de pronto se nos ocurre una idea. Es algo en lo que estamos pensando con anterioridad, con la intención de generar una perspectiva diferente durante la caminata.

Segundo, algo que me preguntan mucho: ¿funciona corriendo? Bueno, yo, personalmente, si estuviera corriendo, la única idea nueva que tendría sería dejar de correr, así que...

(Risas)

Pero, si correr es un ritmo cómodo para Uds., está bien. Tiene que ser una actividad física que no requiera demasiada atención. Una simple caminata a un ritmo cómodo es una buena idea.

La otra cosa es generar tantas ideas como sea posible. Un aspecto clave de la creatividad es no quedarse con la primera idea. No paren; sigan generando ideas y después elijan una o dos para desarrollar.

Tal vez les preocupe no escribirlas. ¿Qué pasa si se olvidan? Bueno, la idea es hablar en voz alta, como lo hicimos en el estudio. Pueden ponerse los auriculares y grabar en el teléfono y hacer de cuenta que están teniendo una conversación creativa. Porque el acto de escribir la idea ya constituye un filtro. ¿Es una buena idea? ¿Vale la pena escribirla? Así que hablen, graben tantas ideas como puedan y piénsenlas después.

Y por último: pónganse un límite de tiempo. Si están caminando y la idea no viene, déjenlo para otro momento.

Creo que ahora tenemos un receso, así que tengo una idea: ¿por qué no agarran la correa y sacan a pasear sus pensamientos?

Gracias.

(Aplausos)