Lýdia Machová
6,033,148 views • 10:45

Me encanta aprender idiomas. Lo amo tanto que me gustaría aprender un nuevo idioma cada dos años y actualmente voy por el octavo. Cuando la gente se entera, siempre me preguntan: "¿Cómo lo haces? ¿Cuál es tu secreto?". Para ser honesta, durante años respondí: "No sé, simplemente me encanta aprender idiomas". Pero esa respuesta nunca satisfacía a la gente. Querían saber por qué pasaban años aprendiendo un idioma y no llegaban a hablarlo fluidamente, mientras que yo aprendía un idioma tras otro. Querían saber el secreto de los políglotas, la gente que habla varios idiomas. Eso hizo que me preguntara, también, ¿cómo lo hacen los otros políglotas? ¿Qué tenemos en común? ¿Qué es lo que nos permite aprender idiomas mucho más rápido que los demás? Decidí reunirme con otros como yo para averiguarlo.

El mejor sitio para encontrar un montón de políglotas es un evento en el que centenares de amantes de la lengua se reúnen para practicar sus idiomas. Existen varios de estos eventos organizados en todo el mundo, así que decidí participar para preguntarle a los políglotas sobre sus métodos.

Así conocí a Benny, de Irlanda, que me dijo que su método es comenzar a hablar desde el primer día. Él aprende un par de frases de los libros para viajeros y se reúne con hablantes nativos y entabla una conversación de inmediato. No le importa cometer 200 errores diarios porque así aprende con las correcciones. Y lo mejor es que hoy en día no le hace falta viajar porque puedes conversar con hablantes nativos en la comodidad del hogar usando sitios web.

También conocí a Lucas, de Brasil, que usó un método interesante para aprender ruso. Agregó a cientos de rusoparlantes a su lista de amigos en Skype y luego abrió una ventana de chat con uno de ellos y escribió "Hola" en ruso. La persona respondía: "Hola, ¿cómo estás?". Lucas copiaba la frase y la escribía en otro chat con otra persona, y esta le respondía, "Bien, ¿y tú?", y Lucas copiaba esta frase de vuelta al chat con la primera persona y así conseguía que dos extraños conversaran entre ellos sin saberlo.

(Risas)

Pronto comenzaría a escribirlas él mismo porque tenía muchas de estas conversaciones y había entendido cómo comenzaban las conversaciones en ruso. Un método ingenioso, ¿cierto?

Luego conocí a políglotas que siempre comienzan imitando los sonidos del idioma, otros que siempre aprenden las 500 palabras de uso más frecuente, e incluso algunos que siempre leen primero sobre la gramática. Si entrevistara a 100 políglotas, escucharía 100 métodos diferentes para el aprendizaje de idiomas. Todos parecen tener su propio método para aprender un idioma y aun así, todos alcanzamos la meta de hablar varios idiomas fluidamente.

Mientras escuchaba a estos políglotas hablarme sobre sus métodos me di cuenta de algo, que lo único que tenemos en común es que buscamos la forma de disfrutar durante el aprendizaje. Todos estos políglotas hablaban del aprendizaje de idiomas como algo divertido. Deberían ver sus expresiones cuando me mostraban sus coloridas tablas gramaticales sus tarjetas de vocabulario creadas cuidadosamente, sus estadísticas en las aplicaciones para aprender vocabulario, o incluso, cómo les encanta cocinar con una receta en otro idioma. Todos usan métodos diferentes pero siempre se aseguran de que sea algo que disfrutan.

Me di cuenta de que, en realidad, yo también aprendía así. Cuando estaba aprendiendo español, me aburría con los textos en los libros. Quién quiere leer sobre José que pregunta sobre cómo llegar a la estación del tren, ¿cierto? Más bien quería leer "Harry Potter", porque era mi libro favorito de niña y lo había leído muchas veces. Así que conseguí "Harry Potter" en español y comencé a leer. Claro, no entendía nada al comienzo, pero seguí leyendo porque me encantaba el libro, y al llegar al final ya podía entenderlo casi sin ningún problema. Lo mismo me pasó cuando estaba aprendiendo alemán. Decidí ver "Friends", mi serie de televisión favorita, en alemán. De nuevo, al comienzo no entendía nada, no sabía cuándo terminaba una palabra y comenzaba otra, pero seguí viéndolo todos los días porque es "Friends". Me gusta tanto que puedo verlo en cualquier idioma. Y en serio, luego de la segunda o tercera temporada, los diálogos comenzaron a cobrar sentido.

Solo me di cuenta después de conversar con otros políglotas. No somos genios y no tenemos ningún truco para aprender idiomas. Simplemente descubrimos maneras de disfrutar del proceso, de transformar la aburrida experiencia escolar de aprender idiomas en una actividad placentera que no nos importa hacer a diario. Si no te gusta escribir en papel, puedes escribir en una aplicación. Si no te gusta escuchar los aburridos libros de texto ve contenido interesante en YouTube o podcasts en cualquier idioma. Si eres una persona introvertida y no te imaginas conversando con nativos inmediatamente, puedes usar el método de hablar contigo mismo. Puedes conversar contigo mismo en la comodidad de tu habitación, sobre tus planes de fin de semana, o sobre cómo fue tu día, o puedes buscar una foto en tu teléfono y describírsela a un amigo imaginario. Así es como los políglotas aprenden idiomas y la mejor noticia es que está disponible para cualquiera que esté dispuesto a tomar las riendas de su propio aprendizaje.

Hablando con otros políglotas me di cuenta de que es realmente importante disfrutar del proceso de aprendizaje de idiomas, pero el disfrute solo no es suficiente. Para alcanzar la fluidez en otro idioma, necesitas aplicar otros tres principios.

Primero, necesitarás métodos efectivos. Si tratas de memorizar una lista de palabras para el examen de mañana, las palabras se archivarán en tu memoria de corto plazo y las olvidarás en pocos días. Si quieres recordar las palabras a largo plazo, debes repasarlas repetidamente durante de varios días, usando lo que se conoce como repaso espaciado. Puedes usar aplicaciones que se basan en este sistema como Anki o Memrise, o escribir una lista de palabras en un cuaderno con el método Goldlist, que es también muy popular entre muchos políglotas. Si no sabes cuál método es el más efectivo y lo que está disponible, visita los canales de YouTube y sitios webs de políglotas y busca inspiración en ellos. Si funciona para ellos, es probable que también te funcione.

El tercer principio a seguir es crear un sistema en tu aprendizaje. Todos estamos ocupados y nadie tiene tiempo para aprender idiomas hoy. Pero podemos conseguir el tiempo si lo planificamos por adelantado. ¿Puedes levantarte 15 minutos más temprano de lo que acostumbras? Ese sería el momento perfecto para repasar un poco de vocabulario. ¿Puedes escuchar un podcast mientras conduces al trabajo? Eso sería genial para obtener alguna experiencia auditiva. Hay muchas cosas que podemos hacer sin tener que planificar tiempo extra, como oìr podcasts al trabajo o mientras hacemos las tareas domésticas. Lo importante es crear un plan para el aprendizaje. "Practicaré conversación todos los martes y jueves durante 20 minutos con un amigo". "Escucharé un video de YouTube mientras desayuno". Si creas un sistema en tu aprendizaje no tendrás que conseguir tiempo extra porque se hará parte de tu vida cotidiana.

Finalmente, si quieres aprender un idioma de forma fluida, debes tener un poco de paciencia. No es posible aprender un idioma en dos meses, pero es definitivamente posible tener una mejora visible en dos meses si aprendes un poco a diario con un método que disfrutes. Y nada nos motiva más que nuestro propio éxito.

Recuerdo vívidamente el momento cuando entendí el primer chiste en alemán mientras veía "Friends". Estaba tan feliz y motivada que ese día vi dos episodios más, y mientras más lo veía, experimentaba más de esos momentos de entendimiento, los pequeños logros, y poco a poco, llegué a un nivel en el que podía usar el idioma de forma espontánea y fluida para expresar cualquier cosa. Se siente maravilloso. No me canso de ese sentimiento y por eso aprendo un nuevo idioma cada dos años.

Este es el secreto de los políglotas. Consigue métodos efectivos que puedas usar sistemáticamente, durante un tiempo, de manera que lo disfrutes, y así es como los políglotas aprenden idiomas en meses y no años.

Algunos de Uds. seguro pensarán: "Disfrutar del proceso suena muy bien, pero ¿acaso el verdadero secreto de los políglotas no es que son más talentosos que la mayoría de nosotros?".

Hay algo que no les dije sobre Benny y Lucas. Benny estudió 11 años de gaélico irlandés y 5 años de alemán en la escuela. No los podía hablar cuando se graduó. Hasta los 21 años creía que no tenía el gen de los idiomas y que no podía hablar ningún otro idioma. Pero entonces comenzó a buscar su método de aprender idiomas, que fue hablar con nativos y ser corregido por ellos, y hoy día Benny puede conversar fácilmente en 10 idiomas. Lucas intentó por 10 años aprender inglés en la escuela. Era uno de los peores de su clase. Sus amigos se burlaban de él y le hicieron la broma de regalarle un libro de ruso porque pensaron que nunca aprendería ni ruso ni cualquier otro idioma. Entonces, Lucas comenzó a probar varios métodos, descubriendo su propia forma de aprender, por ejemplo, entablando conversaciones con extraños en Skype. Y apenas 10 años después, Lucas puede hablar fluidamente 11 idiomas.

¿Esto les suena como un milagro? Bueno, yo veo milagros así todos los días. Como mentora de idiomas, ayudo a la gente a aprender idiomas por su cuenta, y esto lo veo a diario. La gente pasa cinco, 10 o incluso, 20 años aprendiendo un idioma, y de repente, comienzan a tomar el control de su propio aprendizaje, comienzan a usar materiales que disfrutan, métodos más efectivos, o monitorear su aprendizaje para poder apreciar sus propios progresos, y allí es cuando, de pronto, consiguen mágicamente el talento lingüístico que no habían visto antes.

Si alguna vez intentaste aprender otro idioma y te rendiste porque pensabas que era muy difícil o que no tenías talento para los idiomas, inténtalo una vez más. Quizás solo necesitas un método que disfrutes para aprenderlo de manera fluida. Quizás solo sea descubrir ese método que te convertirá en políglota.

Gracias.

(Aplausos)