Dan Gartenberg
4,158,468 views • 6:37

¿Qué pasaría si uno pudiera hacer más eficiente su sueño? Como científico del sueño, esta es la pregunta que me ha cautivado durante los últimos 10 años. Porque, mientras la bombilla y la tecnología han traído un mundo de 24 horas de trabajo y productividad, esto ha sido a costa de nuestro ritmo circadiano natural y de la necesidad de nuestro cuerpo de dormir. El ritmo circadiano dicta nuestro nivel de energía durante todo el día, y solo recién hemos llevado a cabo un experimento global sobre este ritmo, que está poniendo la salud de nuestro sueño y, consecuentemente, nuestra calidad de vida en peligro. Debido a esto, no estamos durmiendo lo que necesitamos, ya que el estadounidense promedio duerme una hora entera menos de lo que durmieron en la década de 1940. Por alguna razón, decidimos usar como una insignia de honor que podemos vivir sin dormir lo suficiente. Todo esto se suma a una verdadera crisis de salud. La mayoría de nosotros sabemos que el mal sueño está relacionado con enfermedades como el Alzheimer, enfermedad cardiovascular, derrame cerebral y diabetes. Y si no se atiende un trastorno del sueño como la apnea del sueño, es más probable que contraigas muchas de estas enfermedades. ¿Pero saben del impacto del sueño en sus estados mentales? La falta de sueño nos hace tomar decisiones arriesgadas y apresuradas y es una pérdida en nuestra capacidad de empatía. Cuando la privación del sueño literalmente nos hace más sensibles a nuestro dolor, no es tan sorprendente que tengamos dificultades para relacionarnos y ser personas buenas y saludables cuando estamos privados de sueño. Los científicos están empezando a entender cómo no solo la cantidad sino también la calidad del sueño afecta nuestra salud y bienestar. Mi investigación se enfoca en lo que muchos científicos creen que es la etapa más regenerativa del sueño: el sueño profundo. Ahora sabemos que, en general, hay tres etapas de sueño: sueño ligero, movimiento ocular rápido o REM y sueño profundo Medimos las etapas conectando electrodos al cuero cabelludo, barbilla y pecho. En sueño ligero y REM nuestras ondas cerebrales son muy similares a las de vida de vigilia. Pero en el sueño profundo hay ondas cerebrales de gran amplitud muy diferentes de nuestras ondas cerebrales de la vida en vigilia. Estas ondas cerebrales de mayor amplitud se llaman ondas delta. Cuando no tenemos el sueño profundo que necesitamos, se inhibe nuestra capacidad de aprender y de recuperar nuestras células y cuerpos. El sueño profundo es la forma en que convertimos las interacciones que tenemos durante el día en nuestra memoria y personalidad a largo plazo. A medida que envejecemos, somos más propensos a perder estas ondas delta regenerativas. Entonces, el sueño profundo y las ondas delta son en realidad un marcador de juventud biológica. Así que, naturalmente, quería dormir más profundamente y, literalmente, probé casi todos los gadgets y dispositivos... grado de consumidor, grado clínico, que existen. Aprendí mucho y descubrí que realmente necesito, como la mayoría de las personas, ocho horas de sueño. Incluso cambié mi componente circadiano cambiando mis comidas, ejercicio y exposición a la luz, pero todavía no podía encontrar una manera de dormir más profundamente... eso es hasta que conocí al Dr. Dmitry Gerashchenko de la Escuela de Medicina de Harvard. Dmitry me contó sobre un nuevo hallazgo en la literatura, de un laboratorio de Alemania que demostró que si podías tocar ciertos sonidos en el momento correcto en el sueño de la gente, en realidad podrías hacer durmieran más profunda y eficientemente. Y es más, este laboratorio mostró que podría mejorar el rendimiento de la memoria del día siguiente con este sonido. Dmitry y yo hicimos equipo, y comenzamos a trabajar en una forma de construir esta tecnología. Con nuestros colaboradores del laboratorio de investigación en Penn State diseñamos experimentos para validar nuestro sistema. Y desde entonces hemos recibido fondos de la National Science Foundation y el Instituto Nacional de Salud para desarrollar esta tecnología estimulante del sueño profundo. Así es cómo funciona. La gente entra al laboratorio y la conectamos a una serie de dispositivos, dos de los cuales tengo aquí mismo... no es una representación de moda. (Risas) Cuando detectamos que las personas duermen profundamente, tocamos los sonidos estimulantes del sueño profundo que mostraron que ocasionan tener un sueño más profundo. Voy a mostrarles este sonido ahora mismo. (Repetición de las ondas de sonido) Bastante raro, ¿verdad? (Risas) Ese sonido está en realidad en la misma frecuencia de ráfagas que las ondas cerebrales cuando el cerebro está en un sueño profundo. Ese patrón de sonido realmente prepara la mente para que tenga más de estas ondas delta regenerativas. Al preguntarles a los participantes al otro día sobre los sonidos, no sabían que tocábamos sonidos, sin embargo, sus cerebros respondieron con más de estas ondas delta. Aquí una imagen de las ondas cerebrales de alguien del estudio que realizamos. ¿Ven el panel inferior? Muestra el sonido que se reproduce a esa frecuencia de ráfaga. Ahora miren las ondas cerebrales en la parte superior del gráfico. Pueden ver en el gráfico que el sonido, en realidad, causa más de estas ondas delta regenerativas. Aprendimos que podíamos seguir con precisión el sueño sin conectar personas a electrodos y hacer que la gente durmiera más profundamente. Seguimos desarrollando el ambiente de sonido correcto y el hábitat de sueño para mejorar la salud del sueño de las personas. Nuestro sueño no es tan regenerativo como podría ser, pero tal vez un día pronto, podríamos usar un pequeño dispositivo y saca más provecho de nuestro sueño. Gracias. (Aplausos)