Chris Anderson
6,150,058 views • 7:55

Algunos creen que hay una fórmula para una charla TED:

"Habla sobre una alfombra roja y redonda".

"Comparte una historia de la infancia".

"Revela un secreto personal".

"Concluye animando a la acción".

No. Esa no es la forma de pensar una charla TED. De hecho, si se abusa de esos recursos, se cae en el cliché o en la manipulación emocional.

Pero hay algo que tienen en común todas las charlas TED, y me gustaría compartir eso con Uds.

Ya que en los últimos 12 años, estuve en la primera fila escuchado a cientos de oradores de TED, increíbles, como estos. He preparado sus charlas para el horario de máxima audiencia y aprendí directamente de ellos los secretos de una gran charla.

Y aunque estos oradores y sus temas parecen completamente diferentes, en realidad tienen un ingrediente clave común. Y es este: Su primera tarea como orador es hacer llegar a las mentes de sus oyentes un regalo extraordinario, algo extraño y hermoso que llamamos una idea.

Les mostraré de qué hablo. Esta es Haley. Está a punto de dar una charla TED y francamente, está aterrorizada.

(Video) Presentador: ¡Haley Van Dyck!

(Aplausos)

En el transcurso de 18 minutos, 1200 personas, muchas de las cuales nunca se han visto antes, ven que sus cerebros están empezando a sincronizar con el cerebro de Haley y entre sí. Empiezan a mostrar, literalmente, los mismos patrones de ondas cerebrales. Y no me refiero solo a que están sintiendo las mismas emociones. Hay algo aún más sorprendente.

Veamos el interior del cerebro de Haley por un momento. Hay miles de millones de neuronas interconectadas en una maraña imposible. Pero miren aquí, justo aquí... unos cuantos millones están interconectadas de forma que constituyen una única idea. Y aunque parezca increíble, este patrón exacto es recreado, en tiempo real, en la mente de todos los que escuchan. Eso es; en solo unos minutos, un patrón en el que participan millones de neuronas se teletransporta a 1200 mentes, porque simplemente, la gente escucha una voz y ve un rostro.

Pero esperen, en definitiva, ¿qué es una idea? Bueno, se puede entender como un patrón de información que nos ayuda a entender y a caminar por el mundo. Hay todo tipo de ideas, desde las complejas y analíticas hasta las simples y estéticas.

Aquí escuchamos algunas desde el escenario de TED. Sir Ken Robinson dijo que la creatividad es clave para el futuro de nuestros hijos.

(Video) Sir Ken Robinson: Mi opinión es que la creatividad es ahora, en la educación, igual de vital que la alfabetización, y debemos otorgarle la misma importancia.

Chris Anderson: Elora Hardy dijo que construir con bambú es hermoso.

(Video) Elora Hardy: Está creciendo a nuestro alrededor, es fuerte, es elegante, resiste a los terremotos.

CA: Chimamanda Adichie dijo que la gente es más que una simple identidad.

(Video) Chimamanda Adichie: Una única historia engendra estereotipos y el problema con los estereotipos no es que no sean ciertos, sino que están incompletos.

CA: La mente está repleta de ideas y no solo al azar. Están cuidadosamente unidas entre sí. Juntas, forman una estructura increíblemente compleja que es la visión personal del mundo. Es el sistema operativo del cerebro. Es cómo navegamos el mundo. Y está constituido por millones de ideas individuales.

Por ejemplo, si un pequeño elemento de su visión personal del mundo es la idea de que los gatitos son adorables, cuando vean esto, reaccionarán así. Pero si otro componente de su visión personal del mundo es que los leopardos son peligrosos, cuando vean esto, reaccionarán de manera un poco diferente. Por eso es bastante obvio por qué las ideas que forman su visión personal del mundo son algo crucial y por qué quieren que sean lo más confiables posible, cómo una guía hacia el mundo real que es maravilloso pero también espantoso.

Las visiones personales de dos personas pueden ser drásticamente diferentes. Por ejemplo, ¿Cómo reacciona su visión del mundo al ver esta imagen?

(Video) Dalia Mogahed: ¿Qué piensan cuando me miran? ¿"Una mujer de fe", "una experta", quizá incluso "una hermana"? ¿O "una terrorista oprimida, con cerebro lavado"?

CA: Sea cual fuere la respuesta, hay millones de personas que reaccionarían de formas muy diferentes. Por eso las ideas son tan importantes. Si son comunicadas correctamente, pueden cambiar, para siempre, la forma de alguien de pensar el mundo y dar forma a sus acciones actuales y futuras. Las ideas son la fuerza más poderosa para modelar la cultura humana.

Si uno acepta que la tarea más importante como orador es perfilar una idea en la mente del público, aquí hay cuatro consejos de cómo se debe proceder para esa tarea:

El primero, limitar la charla a una única idea importante. Las ideas son complejas; hay que reducir el contenido para poder centrarse en la idea que nos apasiona y tener la oportunidad de poder explicar esa idea correctamente. Hay que integrarla en un contexto, dar ejemplos, animarla. Por eso elijan una idea, hagan de ella el hilo conductor que recorre toda la charla, de modo que todo lo que se diga remita a eso de alguna manera.

El segundo, ofrece a quien escucha una razón para atender. Antes de empezar a construir cosas en la mente del público, uno tiene que ser bienvenido. ¿Con qué herramienta se logra esto? La curiosidad. Despierten la curiosidad del público. Hagan preguntas provocativas, interesantes, para indicar por qué algo no tiene sentido y necesita explicación. Si pueden hacer evidente una brecha en la visión del mundo que tiene alguien, sentirá la necesidad de completar esa laguna de conocimientos. Y una vez que desatan ese deseo, será mucho más fácil empezar a construir su idea.

El tercero, construyan la idea, parte por parte, a partir de conceptos que el público entienda. Usen el poder del lenguaje para entretejer conceptos que ya existen en la mente de quien escucha... pero no con su lenguaje sino con el de ellos. Empiecen con lo que ellos saben. Los oradores a menudo olvidan que muchos de los términos y conceptos que usan son completamente desconocidos por su público. Las metáforas pueden jugar un papel crucial en el ensamblaje de las piezas, porque revelan la forma deseada del patrón, con base en una idea que quien escucha ya entiende.

Por ejemplo, cuando Jennifer Kahn quiso explicar la increíble nueva biotecnología llamada CRISPR, dijo: "Es como si, por primera vez, tuviésemos un editor de texto para editar el ADN. CRISPR permite cortar y pegar la información genética muy fácilmente". Una explicación tan gráfica como esa crea un momento ajá conforme se forma en la mente. Es importante, por lo tanto, probar la charla con personas de confianza y averiguar qué partes resultan confusas.

Y el cuarto, este es el consejo final: Hagan que valga la pena compartir la idea. Con eso me refiero a que se pregunten: "¿A quién beneficia esta idea?" Y necesito que la respuesta sea honesta. Si la idea solo les sirve a Uds. o a su organización, entonces, lo siento, quizá no valga la pena difundirla. El público lo notará en Uds. Pero si Uds. creen que la idea tiene el potencial para alegrarle el día a alguien o cambiar la perspectiva de otra persona para mejor, o inspirar a alguien a hacer algo de manera diferente, entonces tienen el ingrediente central para una charla genial, que puede ser un regalo para ellos y para todos nosotros.