Brian D. Avery
2,004,416 views • 4:57

En el verano de 1895 la multitud inundó el paseo marítimo de Coney Island. para ver la última maravilla de la tecnología en montaña rusa: El tren Flip Flap. Esta fue la primera montaña rusa en bucle de EE. UU. Pero su emocionante lanzamiento tuvo un precio. El viaje causó numerosos casos de latigazos severos, lesiones en el cuello e incluso expulsiones. Todo debido a su bucle típico. Hoy las las montañas rusas pueden realizar cosas mucho más emocionantes, sin recurrir a la "emoción" de una visita al hospital. Pero, ¿qué están provocan exactamente las montañas rusas en tu cuerpo, y cómo han logrado hacerlas más aterradoras y seguras a la vez? En el centro de cada montaña rusa el diseño está la gravedad. A diferencia de los autos o trenes, la mayoría de las montañas rusas están propulsadas ​​alrededor de sus pistas, casi enteramente por la energía gravitacional. Después de que se sube la elevación inicial, comienza un ciclo diseñado por expertos generando energía potencial en ascensos y gastando energía cinética en descensos. Este ritmo se repite a lo largo del paseo, representando el baile de la montaña coreografiado por un ingeniero utilizando energía gravitacional. Pero hay una variable clave en este ciclo que no siempre se pensó cuidadosamente: tú. En los días del Flip-Flap los diseñadores de atracciones estaban más preocupados porque las montañas rusas que se atoraban en algún lugar en la pista. Esto llevó a los primeros ingenieros a compensar en exceso, diseñando trenes cuesta abajo y frenando fuerte al llegar a la estación. Pero la gravedad no solo afecta a autos, sino también a los pasajeros. Y bajo las condiciones intensas de una montaña rusa, los efectos de la gravedad se multiplican. Hay una unidad común utilizada por los pilotos de jet, astronautas y diseñadores de montañas llamadas "fuerza g". La fuerza g es el familiar tirón de gravedad que sientes al estar de pie en la Tierra. Es la fuerza de la fuerza gravitacional de la Tierra sobre nuestros cuerpos. Pero a medida que los trenes aceleran y desaceleran, experimentan más o menos fuerza gravitatoria. Los diseñadores de atracciones modernos saben que el cuerpo aguanta hasta 5 g, pero el Flip-Flap y sus coetáneos alcanzaban hasta 12 g. A esos niveles de presión gravitacional, la sangre se envía volando desde tu cerebro a tus pies, provocando mareos o apagones mientras que el cerebro lucha por mantenerse consciente. Y la privación de oxígeno en las células de la retina afecta su capacidad para procesar la luz, causando visión gris o ceguera temporal. Si los pasajeros están al revés, la sangre puede inundar el cráneo, causando un ataque de visión carmesí llamado "redout". Por el contrario, las g negativas crean ingravidez. Dentro del cuerpo, la ingravidez a corto plazo es mayormente inofensiva. Puede contribuir a que un pasajero se maree por movimiento bloqueando el fluido en sus oídos internos que coordina el equilibrio. Pero el mayor peligro y estremecimiento potencial viene de lo que los diseñadores de atracciones llaman tiempo de aire. Esto es cuando los pasajeros tienen asientos separados y, sin las debidas precauciones, son expulsados. Los numerosos cinturones y arneses de las modernas montañas. han resuelto en gran medida este problema, pero la posición siempre cambiante del pasajero puede dificultar determinar lo que debe atarse. Afortunadamente los diseñadores de atracciones modernos son muy conscientes de lo que tu cuerpo y la montaña rusa, puede aguantar. Los ingenieros de monta hacen que estas fuerzas se combinen entre sí, para aliviar periodos de presión intensa con periodos sin presión. Y puesto que una transición rápida de fuerza g positiva a negativa puede provocar latigazos, dolor de cabeza, de espalda y de cuello, evitan los cambios extremos de velocidad y dirección. tan común en las atracciones de antaño. Las atracciones modernas también son mucho más resistentes, considerando de cerca la cantidad de gravedad que necesitan soportar. A las 5 g, tu cuerpo se siente 5 veces más pesado; así que si pesas 45 Kg. ejercerías el peso de 227 kg. en la montaña rusa. Los ingenieros deben tener en cuenta el peso multiplicado de cada pasajero al diseñar los soportes de una montaña rusa. Aún así, estos paseos no son para todos. Las inundaciones de adrenalina, mareos y nauseas no desaparecen así como así. Pero las restricciones de hoy, el diseño 3D y el software de simulación han hecho las montañas rusas más seguras y emocionantes que nunca. Nuestro conocimiento preciso sobre los límites del cuerpo humano han ayudado a construir montañas rusas más rápidos, más altas y con más vueltas. ¡Y todo sin salirse de los rieles!