Return to the talk Return to talk

Transcript

Select language

Translated by Néstor Noziglia
Reviewed by Ciro Gomez

0:11 Las personas desean muchas cosas de la vida, pero pienso que más que nada, quieren felicidad. Aristóteles llamó a la felicidad "el bien supremo", el fin hacia el cual apuntan todas las otras cosas. Según este punto de vista, la razón por la que queremos una casa grande o un lindo auto o un buen trabajo no es que estas cosas sean intrínsecamente valiosas. Es que esperamos que nos produzcan felicidad.

0:41 Ahora, en los últimos 50 años, los estadounidenses hemos conseguido muchas de las cosas que queremos. Somos más ricos. Vivimos más tiempo. Tenemos acceso a tecnología que hubiera parecido ciencia ficción solo unos pocos años atrás. La paradoja de la felicidad es que aunque las condiciones objetivas de nuestras vidas hayan mejorado notablemente, en realidad no hemos conseguido ser más felices.

1:02 Tal vez porque estas nociones convencionales de progreso no han dado grandes beneficios en términos de felicidad, es que ha habido un creciente interés en los últimos años en la felicidad en sí misma. La gente ha debatido las causas de la felicidad durante mucho tiempo, de hecho durante miles de años, pero al parecer muchos de esos debates siguen sin resolverse. Bueno, como en tantos otros dominios de la vida, creo que el método científico tiene el potencial para responder a esta cuestión. De hecho, en los últimos años, ha habido una explosión en la investigación sobre la felicidad. Por ejemplo, hemos aprendido mucho sobre su demografía, de qué manera temas como ingresos y educación, género y matrimonio se relacionan con ella. Pero uno de los enigmas que esto ha revelado es que factores como estos no parecen tener un efecto particularmente fuerte. Sí, es mejor ganar más dinero que menos, o graduarse en la universidad en lugar de abandonar los estudios, pero las diferencias en la felicidad tienden a ser pequeñas.

1:51 Lo que nos deja la pregunta: ¿cuáles son las grandes causas de la felicidad? Creo que esa es una pregunta que todavía no hemos respondido realmente, pero pienso que algo que tiene el potencial de ser una respuesta es que tal vez la felicidad tenga mucho que ver con el contenido de nuestras experiencias cotidianas. Ciertamente parece que al transitar por nuestras vidas, lo que hacemos, con quién estamos, lo que pensamos tiene una gran influencia en nuestra felicidad, y sin embargo estos son precisamente los factores que a los científicos les ha sido casi imposible de estudiar.

2:18 Hace unos años se me ocurrió una manera de estudiar la felicidad de las personas en cada momento de sus vida cotidianas a escala masiva en todo el mundo, algo que nunca hubiéramos podido realizar antes. Llamado trackyourhappiness.org, utiliza el iPhone para supervisar la felicidad de las personas en tiempo real. ¿Cómo funciona? Básicamente, envío señales a personas en instantes aleatorios durante todo el día, y a continuación, les hago varias preguntas acerca de lo que sentían justo un momento antes de la señal. La idea es que, si pudiéramos observar cómo la felicidad de las personas sube y baja en el transcurso del día, minuto a minuto en algunos casos, y tratáramos de entender de qué manera aquello que las personas están haciendo, con quién se encuentran, lo que están pensando y todos los demás factores que describen nuestro día, que pudieran relacionarse con los cambios en la felicidad, podríamos ser capaces de de descubrir algunas de las cosas que realmente tienen una gran influencia sobre la felicidad. Hemos sido afortunados con este proyecto de recopilar gran cantidad de datos, muchos más datos de este tipo de lo que creo nunca antes se ha recopilado, más de 650 000 informes en tiempo real de más de 15 000 personas. Y no es solo un montón de gente, es un grupo muy diverso, personas de una amplia gama de edades, desde 18 hasta 80 años, una gran variedad de ingresos, niveles de educación, personas que están casadas, divorciadas, viudas, etc. En conjunto representan a 86 categorías ocupacionales y provienen de más de 80 países.

3:37 Lo que quisiera hacer el resto de mi tiempo con ustedes hoy es hablar un poco sobre una de las áreas que hemos estado investigando, que es el divagar de la mente. Como seres humanos, tenemos esta habilidad única de dejar que nuestras mentes se aparten del momento presente. Este hombre está sentado aquí trabajando en su computadora, y sin embargo podría estar pensando en las vacaciones que tuvo el mes pasado, preguntándose qué va a cenar. Quizás esté preocupado de estar quedándose calvo. (Risas) Esta capacidad de centrar nuestra atención en otra cosa aparte del presente es realmente asombrosa. Nos permite aprender, planificar y razonar de una manera que ninguna otra especie de animal puede. Y aún no está claro cuál es la relación entre el uso de esta capacidad y nuestra felicidad. Probablemente hayan escuchado a personas que sugieren que deberíamos enfocarnos en el presente. "Estar aquí ahora", probablemente lo hayan escuchado cientos de veces. Tal vez, para ser realmente felices, necesitemos permanecer completamente inmersos y centrados en nuestra experiencia del momento. Tal vez estas personas tengan razón. Tal vez dejar vagar la mente sea algo malo. Por otra parte, cuando nuestras mentes divagan, lo hacen sin restricciones. No podemos cambiar la realidad física frente a nosotros, pero podemos ir a cualquier lugar con nuestras mentes. Puesto que sabemos que la gente quiere ser feliz, tal vez cuando nuestra mente divaga, esté yendo a un lugar más feliz que aquel del que se aparta. Tendría mucho sentido. En otras palabras, tal vez los placeres de la mente nos permitan aumentar nuestra felicidad dejándola divagar.

4:56 Bueno, puesto que soy un científico, me gustaría intentar resolver este debate con algunos datos y en particular me gustaría presentarles algunos datos obtenidos de tres preguntas que hago con "Track Your Happiness". Recuerden, esto proviene del tipo de experiencia en cada momento de la vida de las personas. Hay tres preguntas. La primera es acerca de la felicidad: ¿Cómo te sientes, en una escala que va de muy mal a muy bien? Segundo, una pregunta sobre actividad: ¿Qué estás haciendo, de una lista de 22 diferentes actividades que incluye cosas como comer, trabajar y ver televisión? Y por último, una pregunta acerca de la divagación mental: ¿Estás pensando en alguna otra cosa aparte de lo que estás haciendo ahora? La gente podría decir que no —en otras palabras, estoy enfocado solo en mi tarea— o sí —estoy pensando en otra cosa— y el tema de esos pensamientos es agradable, neutral o desagradable. Cualquiera de esas respuestas constituye lo que llamamos divagación mental.

5:48 ¿Qué descubrimos? Este gráfico muestra la felicidad en el eje vertical, y se puede ver que la barra representa cuan feliz es la gente cuando está centrada en el presente, cuando no deja divagar la mente. Pues resulta que las personas son sustancialmente menos felices cuando sus mentes están vagando que cuando no lo están. Ahora, podemos observar este resultado y decir, bueno, seguro, en promedio las personas son menos felices cuando están divagando, pero seguramente cuando sus mentes se apartan de algo que no es muy agradable, al menos, el que la mente divague, debería ser algo bueno para nosotros. No. Resulta que, la gente es menos feliz cuando está divagando sin importar lo que esté haciendo. Por ejemplo, a la gente realmente no le gusta mucho transportarse al trabajo. Es una de las actividades menos agradables, y sin embargo son sustancialmente más felices cuando está enfocados solo en su trayecto que cuando la mente se dispersa hacia otra cosa. Es increíble.

6:41 Entonces, ¿cómo puede estar sucediendo esto? Creo que en parte la razón, en gran parte la razón, es que cuando nuestra mente vaga, a menudo pensamos en cosas desagradables, y somos enormemente menos felices, nuestras preocupaciones, nuestras inquietudes, nuestros pesares, y aun cuando las personas piensan en algo neutro, son bastante menos felices que cuando no se encuentran divagando en absoluto. Incluso cuando están pensando acerca de algo que podría describirse como agradable, en realidad son ligeramente menos felices que cuando no están divagando. Si la divagación fuera una máquina tragamonedas, sería como tener la oportunidad de perder 50 dólares, 20 dólares o un dólar. ¿Verdad? Nunca querrías jugar. (Risas)

7:24 Así que he hablado de esto, sugiriendo, tal vez, que la divagación causa infelicidad, pero todo lo que realmente les he mostrado es que estas dos cosas están correlacionadas. Es posible que este sea el caso, pero también podría ser que cuando las personas son infelices, dejan divagar la mente. Tal vez sea eso lo que realmente esté sucediendo. ¿Cómo podríamos desentrañar estas dos posibilidades? Bueno, hay un hecho que podemos aprovechar, creo que es un hecho en el que estaremos todos de acuerdo, y es que el tiempo va hacia adelante, no hacia atrás. ¿Verdad? La causa tiene que venir antes que el efecto. Afortunadamente en los datos que tenemos hay varias respuestas por cada persona, de manera que podemos observar, si el divagar de la mente tiende a preceder a la infelicidad, o si la infelicidad tiende a preceder al divagar de la mente, para obtener una idea de la dirección causal. Como resultado, existe una fuerte relación entre el divagar de la mente ahora y ser infeliz poco tiempo después, consistente con la idea de que la divagación mental es causa de que las personas sean infelices. En cambio, no hay ninguna relación entre ser infeliz ahora y la divagación mental un poco después. En otras palabras, muy probablemente el divagar de la mente parece ser una causa real y no meramente una consecuencia, de infelicidad.

8:30 Hace unos minutos comparé la divagación de la mente con una máquina tragamonedas con la que nunca quisiéramos jugar. Bien, ¿con qué frecuencia la gente deja divagar su mente? Resulta, que es bastante frecuente. De hecho, realmente mucho. Un 47 % del tiempo, las personas están pensando en algo distinto a lo que están haciendo. ¿En qué medida depende de lo que están haciendo? Esto muestra la tasa de divagación mental a través de 22 actividades que van desde un máximo de 65 % —(risas)— cuando la persona está tomando una ducha, cepillándose los dientes, al 50 % cuando está trabajando, al 40 % cuando está haciendo ejercicio, para terminar con esta barra corta a la derecha de la que creo que algunos de ustedes probablemente se están riendo. El 10 % del tiempo las mentes de las personas divagan cuando están teniendo sexo. (Risas) Pero hay algo en este gráfico que creo que es bastante interesante, que, básicamente con una excepción, no importa lo que las personas estén haciendo, su mente divaga por lo menos el 30 % de las veces, lo que sugiere, que la divagación mental no solo es frecuente, es omnipresente. Básicamente impregna todo lo que hacemos.

9:35 En mi charla de hoy, les he hablado un poco sobre la divagación mental, una variable que creo resulta ser bastante importante en la ecuación de la felicidad. Mi esperanza es que con el tiempo, mediante el seguimiento momento a momento de la felicidad de las personas y sus experiencias en la vida cotidiana, podremos descubrir muchas causas importantes de la felicidad, y al final, tener una comprensión científica de la felicidad nos ayudará a crear un futuro no solo más rico y más saludable, sino también más feliz. Gracias. (Aplausos) (Aplausos)