Roselinde Torres
5,899,370 views • 9:19

¿Qué hace hoy a un gran líder? Muchos de nosotros llevamos esta imagen de esta especie de superhéroe sabelotodo que está allí y comanda y protege a sus seguidores. Eso es como una imagen de otro tiempo, y los que también son obsoletos son los programas de desarrollo de liderazgo basados en modelos de éxito para un mundo que era, no un mundo que es o que está por venir.

Realizamos un estudio de 4000 compañías, y les dijimos, vamos a ver la efectividad de sus programas de desarrollo de liderazgo. El 58 % de esas compañías citaron brechas de talento significativas para ocupar cargos directivos críticos. Eso significa que, a pesar de los programas de capacitación corporativa, 'off-sites', evaluaciones, coaching, todas estas cosas, más de la mitad de las compañías habían fallado en formar grandes líderes. Se estarán preguntando, ¿me está ayudando mi compañía a prepararme para ser un gran líder del siglo XXI? Las posibilidades son que probablemente no.

He invertido 25 años de mi vida profesional observando lo que hace a los grandes líderes. Trabajé en el interior de 500 compañías listadas en la revista Fortune, he asesorado a más de 200 directores generales y he participado en más procesos de liderazgo de los que se pueden imaginar. Pero unos años atrás, noté una tendencia preocupante en la preparación para el liderazgo. He notado que, a pesar de todos los esfuerzos, había historias familiares que seguían resurgiendo sobre las personas. Una historia era sobre Chris, un líder superestrella de alto potencial que se muda a una nueva unidad y falla, destruyendo un valor irrecuperable. Y luego estaban las historias como Sidney, el CEO, que estaba tan frustrada porque su compañía es citada como la mejor compañía para líderes pero solo uno de los 50 principales líderes están equipados para dirigir sus iniciativas cruciales. Y había historias como las del equipo senior de liderazgo de un negocio, una vez próspero, que sorprendido por un cambio en el mercado, se encuentra forzado a reducir el tamaño de la empresa a la mitad o salir del negocio.

Ahora, estas historias recurrentes hicieron que me hiciera dos preguntas. ¿Por qué los vacíos de liderazgo se están ampliando cuando hay una mayor inversión en el desarrollo del liderazgo? ¿Y qué están haciendo los grandes líderes de forma claramente diferente para prosperar y crecer? Una de las cosas que hice, estaba tan consumida por estas preguntas y también frustrada por esas historias, que renuncié a mi trabajo para poder estudiar esto a tiempo completo, y me tomé un año para viajar a diferentes partes del mundo para aprender acerca de prácticas de liderazgo eficaces e ineficaces en las compañías, países y organizaciones sin fines de lucro. Y entonces, hice cosas como viajar a Sudáfrica, donde tuve la oportunidad de entender cómo Nelson Mandela se adelantó a su tiempo en la anticipación y la navegación de su contexto político, social y económico. También conocí a un número de líderes sin fines de lucro quienes, a pesar de los muy limitados recursos financieros, estaban creando un enorme impacto en el mundo, a menudo juntando a quienes parecían adversarios. Y me la pasaba en las bibliotecas presidenciales tratando de entender cómo el ambiente ha formado a los líderes, los movimientos que hicieron, y luego el impacto de esos movimientos más allá de su mandato. Y luego, cuando regresé a trabajar a tiempo completo, en este papel, me uní a colegas maravillosos que también estaban interesados ​​en estas cuestiones.

Ahora, a partir de todo esto, destilé las características de los líderes que están prosperando y lo que hacen de manera diferente, y también destilé las prácticas de preparación que permitan a las personas crecer a su máximo potencial. Quiero compartir algunas de ellas con ustedes ahora.

("¿Qué hace a un gran líder en el siglo XXI?")

En un mundo del siglo XXI, que es más global, habilitado digitalmente y transparente, con velocidades más rápidas en el flujo de la información e innovación, y donde nada grande se hace sin algún tipo de matriz compleja, depender de las prácticas tradicionales de desarrollo atrofiará tu crecimiento como líder. De hecho, las evaluaciones tradicionales como las estrechas evaluaciones de 360 grados o los criterios de rendimiento obsoletos te dará falsos positivos, adormeciéndote a pensar de que estás más preparado de lo que realmente estás. El liderazgo en el siglo XXI se define y se evidencia por tres preguntas.

¿Dónde estás buscando para anticipar el próximo cambio en tu modelo de negocio o tu vida? La respuesta a esta pregunta está en el calendario. ¿Con quién estás gastando el tiempo? ¿Sobre qué temas? ¿A dónde vas a viajar? ¿Qué estás leyendo? Y entonces, ¿cómo estás destilando esto para comprender las discontinuidades potenciales, para luego tomar la decisión de hacer algo en este momento para que estés preparado y listo? Hay un equipo de liderazgo que hace una práctica donde reúnen a cada miembro recolectando, aquí hay tendencias que me impactan, estas son las tendencias que afectan a otro miembro del equipo, y comparten estas, y luego toman decisiones, para corregir una estrategia en curso o para anticiparse a un nuevo movimiento. Los grandes líderes no están cabeza abajo. Ellos ven alrededor de las esquinas, construyendo su futuro, no solo reaccionando ante él.

La segunda pregunta es, ¿cuál es la medida de la diversidad de tu personal y de la red profesional de tenedores de apuestas? Ya saben, escuchamos con frecuencia acerca de contactos, conexiones, redes y están ciertamente vivas y bien en muchas instituciones. Pero hasta cierto punto, todos tenemos una red de personas con las que nos sentimos cómodos. Así que esta pregunta es sobre tu capacidad para desarrollar relaciones con personas que son muy diferentes a ti. Y esas diferencias pueden ser biológicas, físicas, funcionales, políticas, culturales, socio económicas. Y, sin embargo, a pesar de todas estas diferencias, se conectan contigo y confían en ti lo suficiente para cooperar contigo en la consecución de un objetivo común. Los grandes líderes comprenden que tener una red mucho más diversa es una fuente de identificación de patrones a mayores niveles y también de soluciones, porque hay personas que están pensando de manera diferente a ti.

Tercera pregunta: ¿eres lo suficientemente valiente para abandonar una práctica que te hizo exitoso en el pasado? Hay una expresión: "Ir a lo largo para llevarse bien". Pero si sigues este consejo, lo más probable es que como líder, seguirás haciendo lo que te es familiar y cómodo. Los grandes líderes se atreven a ser diferentes. Ellos no solo hablan de tomar riesgos, realmente los toman. Y uno de los líderes compartió conmigo el hecho de que la novedad más impactante llega cuando eres capaz de construir la resistencia emocional para soportar la gente que te dice que tu nueva idea es ingenua o imprudente o simplemente estúpida. Ahora, curiosamente, las personas que se te unirán no son los habituales sospechosos en tu red. A menudo son personas que piensan de manera diferente y por lo tanto están dispuestos a unírsete para dar un valiente salto. Y es un salto, no un paso. Más que los programas tradicionales de liderazgo, respondiendo estas tres preguntas determinarán tu efectividad como líder del siglo XXI.

Entonces, ¿qué hace a un gran líder en el siglo XXI? He conocido a muchos, y se destacan. Son mujeres y hombres que se están preparando no para la previsibilidad cómoda del ayer sino para las realidades de hoy y todas esas posibilidades desconocidas del mañana.

Gracias

(Aplausos)