Raymond Wang
1,901,486 views • 6:28

Levanten la mano los que viajaron en avión el año pasado. ¡Bien! Bueno, han compartido esa experiencia con más de 3000 millones de personas cada año. Y cuando ponemos a tanta gente dentro de estos tubos de metal para volar alrededor del mundo, a veces suceden cosas así y luego tenemos una epidemia.

Me interesé en el tema al enterarme del brote de Ébola del año pasado. Y resulta que aunque el Ébola se propaga a través de rutas de alcance más limitado, hay otras enfermedades que pueden extenderse en un avión. Lo peor es que cuando miramos las estadísticas, es bastante aterrador. Por ejemplo, en el caso del H1N1 hay un individuo que decidió viajar en avión y durante un solo vuelo, transmitió la enfermedad a otras 17 personas. Luego había otro chico con SARS que embarcó en un vuelo de tres horas y transmitió la enfermedad a 22 personas. Esta no es exactamente mi idea de poseer un súper poder.

Al verlo, encontramos también que es muy difícil controlar esto. Porque cuando uno viaja en avión puede estar enfermo, y la enfermedad sigue latente es decir, la persona ya está enferma, pero todavía no tiene síntomas por lo tanto, puede transmitir la enfermedad a otros pasajeros en la cabina.

Actualmente, el sistema funciona con el aire procedente de la parte superior y del lateral de la cabina, como se puede ver aquí en azul. Este aire pasa por filtros eficientes que eliminan en un 99,97 % los patógenos procedente de las salidas de aire. Sin embargo, tenemos un patrón de flujo de aire mixto. Así que si alguien estornuda, el aire puede circular varias veces antes de siquiera pasar por el filtro. Creo que sin duda este problema es muy grave.

Como no tengo dinero para comprar un avión, decidí entonces construir una computadora. Resulta que con la dinámica de fluidos computacional podemos hacer simulaciones que nos dan mayores resoluciones que si hiciésemos lecturas dentro del avión mismo. Y básicamente esto empieza con estos dibujos en 2D, que se pueden encontrar en documentos técnicos en Internet. Los tomo y luego pongo este software para modelar en 3D para obtener un modelo 3D. Luego divido este modelo que acabo de construir en partes muy pequeñas a escala, de modo que la computadora pueda entender mejor. Luego informo al equipo por dónde entra y sale el aire de la cabina, aplico un montón de física y luego me siento y espero a que la computadora calcule la simulación.

Por lo tanto, lo que tenemos en una cabina convencional es lo siguiente: vean a la persona colocada en el medio estornudar, y rocía las caras de las personas. Es bastante repugnante. Delante, vemos estos dos pasajeros sentados justo al lado del otro pasajero que no deben pasárselo muy bien. Y si miramos de lado, podemos ver los patógenos que se propagan por toda la cabina.

Pensé: "Eso no es bueno". Así que hice más de 32 simulaciones y al final, he llegado a esta solución de aquí. Esto es lo que yo llamo —aún pendiente de patente— Director Global de entrada. Esto hace que sea posible reducir la transmisión de patógenos unas 55 veces e incrementar la inhalación de aire fresco un 190 %.

Así que esto realmente funciona con la instalación de ese pedazo de material compuesto en estos lugares que ya están en los aviones. Por lo tanto, el costo de instalación es bajo, se pueden hacer de un día para otro. Solo se requiere algunos tornillos allí y listo. Los resultados obtenidos fueron absolutamente increíbles. En lugar de patrones problemáticos en la circulación del flujo de aire se pueden crear columnas de aire que descienden entre los pasajeros para crear zonas personalizadas de respiración.

Vemos que el pasajero del medio está estornudando de nuevo pero esta vez pudimos empujarlo hacia abajo hacia los filtros y eliminarlo. Visto desde el lado, es lo mismo. Noten que podemos empujar los patógenos hacia abajo. Ahora bien, si observamos de nuevo el mismo escenario pero con la innovación instalada, vemos el pasajero del medio estornudar pero esta vez lo empujó directamente a la salida antes de infectar a otra persona. Vemos a los dos pasajeros sentados cerca del hombre en el medio prácticamente sin respirar patógenos. También de lado, vemos que es un sistema muy eficiente.

En definitiva, con este sistema vamos a ganar. Si uno piensa qué significa esto, vemos que no solo funciona si el pasajero del medio estornuda sino también con el pasajero de la ventana, o si estornuda el pasajero que está sentado cerca del pasillo.

Y bien, ¿qué significa esta solución para el mundo? Bueno, al comparar el equipo de simulación con la vida real, podemos ver cómo este modelo en 3D construido aquí con impresión 3D, muestra los mismos patrones de flujo de aire que bajan directo hacia los pasajeros. En el pasado, la epidemia de SARS supuso un costo de unos USD 40 000 millones. Y en el futuro, un brote importante podría suponerle al mundo más de USD 3 billones. Antes, teníamos que tomar un avión durante un mes o dos, gastar decenas de miles de horas de trabajo y varios millones de dólares para tratar de cambiar algo. Pero ahora podemos instalarlo prácticamente de la noche a la mañana y ver resultados inmediatos.

Es básicamente una cuestión de lograr la certificación para el vuelo de prueba y pasar todos estos procesos de aprobación reglamentaria. Pero viene a demostrar que a veces las mejores soluciones son las más simples. Hace dos años, esta proyecto no podría haber sucedido, simplemente porque no existía la tecnología para hacerlo posible. Pero ahora, con el avance y el desarrollo en Internet vivimos la edad de oro de la innovación.

Y así, la pregunta que les hago a todos hoy es: ¿por qué esperar? Juntos podemos construir el futuro hoy.

Gracias.

(Aplausos)