Oscar Schwartz
868,769 views • 10:56

Tengo una pregunta. ¿Puede una máquina escribir poesía? Es una pregunta provocativa. Lo pensamos un minuto, y de repente surgen muchas otras preguntas como: ¿Qué es una máquina? ¿Qué es la poesía? ¿Qué es la creatividad? Pero estas son preguntas que tratamos de responder durante toda la vida no solo durante una charla TED. Por eso lo intentaremos desde otro enfoque.

Aquí tenemos dos poemas. Uno escrito por un humano, y el otro por una máquina. Les pediré que me digan cuál es cuál. Veamos:

Poema 1: Mosquita / tu juego estival / mi mano vil / arrasó cual vendaval. ¿No tenemos tú y yo / la misma identidad / tu arte no tiene / una misma humanidad?

Poema 2: Nos sentimos / Activistas Durante toda la vida / Amanecer Paramos a ver, papa que odiamos el / no toda la noche para comenzar una / por lo demás genial (...)

Muy bien, tiempo. Levanten la mano si piensan que el Poema 1 fue escrito por un humano. Bien, la mayoría. Levanten la mano si piensan que el Poema 2 fue escrito por un humano. Muy valiente de su parte, porque el primer poema fue escrito por el poeta William Blake. El segundo fue escrito por un algoritmo que tomó las palabras de mi Facebook un día y las organizó con un programa, siguiendo los métodos que describiré en unos momentos. Hagamos otra prueba. De nuevo, no tendrán mucho tiempo para leer esto, confíen en su instinto.

Poema 1: Ruge un león y ladra un perro. Es interesante / y fascinante / que un ave vuele y no / ruja ni ladre. Sueño historias apasionantes de animales y las cantaré a todas ellas si no estoy cansado ni agotado.

Poema 2: ¡Oh, canguros, lentejuelas, chocolate, refrescos! / ¡Hermosos! Perlas, / armónicas, azufaifa, ¡aspirinas! / Las cosas siempre mencionadas (...)

Muy bien, tiempo. Si piensan que el primer poema fue escrito por un humano, levanten la mano. Bien. Y si piensan que el segundo poema fue escrito por un humano, levanten la mano. Tenemos, más o menos, opiniones divididas. Fue mucho más difícil.

La respuesta: El primer poema fue generado por un algoritmo llamado Racter, creado en la década de 1970, y el segundo poema fue escrito por un tipo llamado Frank O'Hara, que da la casualidad que es uno de mis poetas favoritos.

(Risas)

Lo que acabamos de hacer es una prueba de Turing de poesía. Alan Turing fue el primero en proponer este test en 1950, para responder la pregunta: ¿Pueden pensar las máquinas? Alan Turing creía que si una máquina podía mantener una conversación basada en un material escrito con un humano, con un dominio tal que el humano no pudiera discernir si estaba hablando con una máquina o un humano, se podría decir entonces que la máquina tiene inteligencia.

Por eso en 2013, mi amigo Benjamin Laird y yo, creamos la prueba de Turing para poesía en línea. Se llama "Bot or not", y cualquiera puede acceder e intentar pasarla. Pero, básicamente, es el juego que jugamos. Se muestran dos poemas, y sin que uno sepa cual fue escrito por un humano o por una máquina, tiene que adivinar. Miles y miles de personas han hecho la prueba en línea, así que tenemos resultados.

¿Cuáles son los resultados? Bueno, Turing decía que si una máquina pudiera hacer creer a un humano que es un otro ser humano un 30 % de las veces pasaba la prueba de inteligencia de Turing. Tenemos poemas en la base de "Bot or not" que han hecho pensar a un 65 % de los lectores humanos que fueron escritos por un humano. Creo que tenemos una respuesta a nuestra pregunta. Según la lógica de la prueba de Turing, ¿puede una máquina escribir poesía? Bueno, sí, categóricamente. Pero si se sienten un poco incómodos con la respuesta, está bien. Si su respuesta es emocional, está bien porque no es el fin de la historia.

Hagamos una tercera y última prueba. De nuevo, tendrán que leer y decirme qué poema piensan que fue escrito por un humano.

Poema 1: Banderas rojas, la razón de hermosas banderas. / Y el blasón. Blasones de banderas / Y materiales. / Razones para lucir materiales. (...)

Poema 2: Un ciervo herido salta más alto, / He oído al narciso. / He oído la bandera hoy / He oído al cazador decir; / No es más que el éxtasis de la muerte / Y luego es casi irrefrenable. (...)

Muy bien, tiempo. Levanten la mano si piensan que el Poema 1 fue escrito por un humano. Levanten la mano si piensan que el Poema 2 fue escrito por un humano. Guau, son muchos más. Les sorprenderá saber que el Poema 1 fue escrito por la mismísima Gertrude Stein. Y el Poema 2 fue generado por un algoritmo llamado RKCP. Pero antes de continuar describiré, simple y rápidamente, cómo funciona RKCP. El RKCP es un algoritmo diseñado por Ray Kurzweil, un director de ingeniería de Google que cree firmemente en la inteligencia artificial. Se le proporciona a RKCP un texto fuente, El RKCP analiza el texto para detectar cómo se usa el lenguaje, y luego vuelve a generar el lenguaje que emula al primer texto.

El poema que vimos antes, el Poema 2, el que todos pensaron que era humano, fue creado a base de muchos poemas escritos por la poetisa Emily Dickinson; analizó la forma en que ella usaba el lenguaje, aprendió el modelo, y luego volvió a generar un modelo siguiendo la misma estructura. Pero lo importante a saber de RKCP es que no conoce el significado de las palabras que usa. El lenguaje es solo materia prima, podría ser chino, podría ser sueco, podría ser todo lo escrito en su muro de Facebook a lo largo del día. Un idioma no es más que materia prima para la machina. Y, no obstante, es capaz de crear un poema que parece más humano que el poema de Gertrude Stein, y Gertrude Stein es un ser humano.

Aquí hemos hecho, más o menos, una prueba de Turing inversa. Gertrude Stein, humana, puede escribir un poema que lleva a pensar a la mayoría de los jueces humanos que fue escrito por una máquina. Por lo tanto, según la lógica de la prueba de Turing inversa, Gertrude Stein es una máquina.

(Risas)

¿Están confundidos? Pienso que es normal.

Hasta ahora tuvimos humanos que escribían como humanos, tenemos máquinas que escriben como máquinas, tenemos máquinas que escriben como humanos, pero también tenemos, quizá lo que más confunde, humanos que escriben como máquinas.

¿Qué aprendemos de todo esto? ¿Que William Blake en cierta forma es más humano que Gertrude Stein? ¿O que Gertrude Stein es más autómata que William Blake?

(Risas)

Son preguntas que me he hago desde hace dos años y no tengo respuestas. Pero tengo un montón de ideas sobre nuestra relación con la tecnología.

Mi primera idea es que, por alguna razón, asociamos la poesía con el ser humano. Por eso cuando nos preguntamos: "¿Puede una máquina escribir poesía?" también preguntamos: "¿Qué significa ser humanos y cómo circunscribimos esta categoría? ¿Cómo decidimos quién o qué puede pertenecer a esta categoría?" Creo que es esencialmente una cuestión filosófica, que no podemos solucionar con una prueba binaria, como la prueba de Turing. Creo que Alan Turing también entendió esto, y que cuando ideó su prueba allá por los años 50, lo pensó como una provocación filosófica.

Mi segunda idea es que, si aplicamos la prueba de Turing a la poesía, en realidad no probamos la capacidad de las máquinas porque los algoritmos generadores de poesía son bastante simples y han existido, más o menos, desde los años 50. En cambio, lo que hacemos con la prueba de Turing en la poesía es recolectar opiniones sobre el significado de lo humano. Yo descubrí que, lo hemos visto hoy más temprano, decíamos que William Blake es más humano que Gertrude Stein. Claro, esto no significa que William Blake sea en realidad más humano ni que Gertrude Stein sea más autómata. Significa simplemente que la categoría de lo humano es inestable. Esto me ha llevado a comprender que lo humano no es un hecho rígido, frío. Más bien, es algo construido con opiniones y algo que cambia con el tiempo.

Y mi última idea es que la máquina funciona más o menos como un espejo que refleja cualquier idea humana que le mostramos. Le mostramos a Emily Dickinson y nos devuelve Emily Dickinson. Le mostramos a William Blake y eso es lo que emula. Le mostramos a Gertrude Stein y crea en base al estilo de Gertrude Stein. Más que cualquier otra tecnología, la máquina es un espejo que refleja una idea del humano que le mostramos.

Estoy seguro de que muchos de Uds. habrán oído mucho recientemente sobre la inteligencia artificial. Y el centro de la conversación es si podemos crearla. ¿Podemos crear una máquina inteligente? ¿Podemos crear una máquina creativa? Parece que nos preguntamos sin cesar: ¿Podemos crear una máquina semejante a un humano?

Pero hasta ahora hemos visto que lo humano no es un hecho científico, sino una idea armoniosa y siempre cambiante que cambia con el tiempo. Cuando empecemos a debatir las ideas de una inteligencia artificial en el futuro, no solo deberíamos preguntarnos: "¿Podemos construirla?" También deberíamos preguntarnos: "¿Qué idea de lo humano desearíamos ver reflejada en nosotros?" Esta es una idea esencialmente filosófica que no puede responderse solo con software, sino que requiere un momento de reflexión existencial de la especie.

Gracias.

(Aplausos)