Lauren Sallan
1,218,714 views • 6:05

¡Felicitaciones! Por estar aquí, escuchando, estando vivos, siendo miembros de una especie que está creciendo, Uds. son uno de los mayores ganadores de la historia, la culminación de una historia exitosa de 4000 millones años en construcción. Uds. son el 1 % de la vida. Los perdedores, el 99 % de las especies de la historia, están muertas, murieron debido a incendios, inundaciones, asteroides, depredación, hambre, heladas, calor y por la frialdad matemática de la selección natural. Sus antepasados, los peces más tempranos, superaron todos esos desafíos. Uds. están aquí debido a las oportunidades de oro creadas por la extinción masiva.

(Risas)

Sí, es cierto. Lo mismo aplica a sus coganadores y familiares. Las 34 000 especies de peces. ¿Cómo tenemos tanta suerte? ¿Continuaremos ganando? Soy una paleobióloga de peces que usa datos a gran escala, el registro fósil, para estudiar cómo algunas especies ganan y otras pierden. Las que están vivas no pueden explicarnos, no saben más que ganar. Por eso debemos hablar con los muertos.

¿Cómo obligamos a hablar a los peces muertos? Los museos contienen una multitud de fósiles hermosos, pero sus bellezas verdaderas surgen cuando se combinan con el número mayor de fósiles feos y rotos, y se reducen a unos y ceros. Rastreo una base de datos de 500 millones años en busca de patrones evolutivos. Por ejemplo, las formas de peces pueden captarse mediante coordenadas y se pueden transformar para revelar grandes vías de cambio y tendencias a través de tiempo.

Aquí está la historia de los ganadores y perdedores de solo un acontecimiento crucial que descubrí mediante datos fósiles. Viajemos 360 millones de años atrás, seis veces el tiempo del último dinosaurio, el Devónico; un mundo raro. Dominaban los depredadores blindados con mandíbulas de filo de navaja junto a peces enormes con huesos de brazo en sus aletas. Peces similares al cangrejo hundidos en el fondo del mar. Los pocos parientes de aletas rayadas de salmón y atún estaban acobardados en el fondo de la cadena alimenticia. Los pocos tiburones tempranos vivían en alta mar con miedo. Nuestros pocos ancestros de cuatro patas, los tetrápodos, luchaban en las llanuras de los ríos tropicales. Los ecosistemas estaban abarrotados. No había escapatoria, ninguna oportunidad a la vista. Y el mundo se acababa.

(Risas)

No, es algo bueno. El 96 % de las especies de peces murieron durante el evento de Hangenberg, hace 359 millones de años: en el intervalo de fuego y hielo. Un mundo abarrotado fue interrumpido y barrido.

Ahora, podrían pensar que ese es el final de la historia. El poderoso cayó, los mansos heredaron la tierra, y aquí estamos. Pero ganar no es tan sencillo. El puñado de sobrevivientes vinieron de muchos grupos, todos superados en número por sus propios muertos. Abarcan desde los depredadores principales hasta el alimentador inferior, desde el grande al pequeño, desde el marino al de agua dulce. La extinción fue un filtro. Simplemente niveló el campo de juego. Lo que realmente contó fue, qué hicieron los sobrevivientes durante los siguientes millones de años en ese mundo devastado. Los antiguos dominadores tenían una ventaja. Se hicieron aún más grandes, almacenando energía, invirtiendo en sus pequeños, extendiéndose por todo el mundo, alimentándose de peces, manteniendo lo que siempre había funcionado y esperando su momento. Sin embargo, solo perduraron un tiempo, viniéndose abajo sin innovar, convirtiéndose en fósiles vivientes. Estaban demasiado atrapados en sus caminos y ahora están en gran parte olvidados.

Algunos tiburones de aletas de rayas y tetrápodos de cuatro patas fueron en la dirección opuesta. Se hicieron más pequeños viviendo rápido, muriendo joven, comiendo poco y reproduciéndose rápidamente. Probaron nuevas comidas, diferentes hogares, cabezas extrañas y cuerpos extraños.

(Risas)

Y encontraron una oportunidad, proliferaron, y ganaron el futuro para sus 60 000 especies vivientes, incluidos Uds. Es por eso que se ven familiares. Uds. conocen sus nombres.

Ganar no se trata de eventos aleatorios o una carrera armamentista. Por el contrario, los sobrevivientes fueron a por alternativas, a por caminos evolutivos. Algunos encontraron un éxito increíble, mientras que otros se convirtieron en peces muertos andantes.

(Risas)

Un verdadero término científico.

(Risas)

Ahora estoy investigando cómo estos caminos hacia la victoria y la derrota se repite en el tiempo. Mi laboratorio ya compiló miles y miles de peces muertos, pero quedan muchos más. Sin embargo, ya está claro que la supervivencia de nuestros antepasados de la extinción masiva, y las respuestas después nos hicieron quienes somos hoy.

¿Qué nos dice esto para el futuro? Mientras sobrevivan un puñado de especies, la vida se recuperará. Lo versátil y afortunado no solo reemplazará lo que se perdió, sino ganará en nuevas formas. Solo tarda varios millones de años.

Gracias.

(Aplausos)