Kare Anderson
2,322,064 views • 9:46

Crecí diagnosticada como fóbicamente tímida, y, al igual que al menos otras 20 personas en una sala de este tamaño, era tartamuda. ¿Te atreves a levantar la mano?

Y se pega con nosotros. Realmente se nos pega, porque cuando se nos trata de esa manera, nos sentimos a veces invisibles, o hablando y alrededor a. Y cuando empecé a mirar a la gente, que es mayormente todo lo que hice, me di cuenta de que algunas personas realmente querían atención y reconocimiento. Recuerden, yo era joven entonces. Entonces, ¿qué hicieron? Lo que todavía hacemos tal vez demasiado a menudo. Hablamos de nosotros mismos. Y sin embargo, hay otras personas que observé que tenían lo que yo llamo una mentalidad mutua. En cada situación, encontraron una manera de hablar de nosotros y crear esa idea de "nosotros".

Así que mi idea para reimaginar el mundo es verlo como uno donde todos nos convertimos en mejores creadores de oportunidades con y para los demás. No hay mayor oportunidad o llamado a la acción para nosotros ahora que convertirnos en hacedores de oportunidad que utilizan los mejores talentos juntos y más a menudo por el bien común y lograr cosas que no podríamos haber hecho por nuestra cuenta. Quiero hablarles de eso, porque incluso más que dar, incluso más que dar, es la capacidad para que hagamos algo más inteligente juntos por el bien común que nos levanta y que puede escalar. Es por eso que estoy sentada aquí. Pero también quiero señalar algo más: Cada uno de Uds. es mejor que cualquier otro en algo. Esto refuta esa idea popular de que si eres la persona más inteligente en la sala, estás en la habitación equivocada. (Risas)

Así que déjenme contarles acerca de una fiesta de Hollywood a la que fui hace unos años, y me encontré con esta prometedora actriz, y estábamos pronto hablando de algo sobre lo que las dos nos sentíamos apasionadas: el arte público. Y ella tenía la ferviente creencia de que cada nuevo edificio en Los Ángeles debería tener arte público. Ella quería una regulación para esto y comenzó fervientemente —¿quién aquí es de Chicago? — ella fervientemente empezó a hablar de estas esculturas reflectantes en forma de frijol en el Parque Millennium, y las personas caminarían allí y sonreirían en el reflejo de ellas, y posarían e improvisarían y se tomarían selfies juntos, y reirían. Y mientras ella hablaba, un pensamiento vino a mi mente. Le dije: "Conozco a alguien a quien deberías conocer. Saldrá de San Quentin en un par de semanas —(Risas) — y él comparte tu ferviente deseo de que el arte debe participar y permitir a las personas conectarse". Él pasó cinco años solitario, y yo lo conocí porque di un discurso en San Quentin, y él es articulado y es bien parecido porque es moreno. Tenía un régimen de entrenamiento diario. (Risas) Creo que ella me seguía en ese punto. Le dije: "Él sería un aliado inesperado". Y no solo eso. Este es James. Es arquitecto y profesor, y ama hacer lugares, eso es cuando tienes esas mini-plazas y sendas urbanas salpicadas de arte, donde la gente dibuja y viene y habla a veces. Creo que serían buenos aliados. Y de hecho lo eran. Se reunieron. Se prepararon. Hablaron frente al Ayuntamiento de Los Ángeles. Y los miembros del consejo no solo aprobaron la regulación, la mitad de ellos bajó y les pidió posar con ellos después. Eran sorprendentes, convincentes y creíbles. No puedes comprar eso.

Lo que les pido que consideren es qué tipo de hacedores podríamos llegar a ser, porque más que la riqueza o los títulos elegantes o una gran cantidad de contactos, es nuestra capacidad para conectar lo mejor de cada uno y llevarlo a cabo. No estoy diciendo que sea fácil, y seguramente muchos de Uds. han tomado malas decisiones sobre con quién querrían conectarse, pero lo que quiero sugerir es, que esta es una oportunidad. Empecé a pensar en ello cuando era Periodista del Wall Street Journal y en Europa supuestamente debía cubrir tendencias y tendencias que han trascendido en los negocios, en política o estilos de vida. Así que tenía que tener contactos en mundos muy diferentes del mío, porque de lo contrario no podía detectar las tendencias. Y en tercer lugar, tenía que escribir la historia de manera de ponerme en los zapatos del lector, para que pudieran ver cómo éstas tendencias podrían afectar sus vidas. Eso es lo que los hacedores de oportunidad hacen.

Y aquí hay una cosa extraña: A diferencia de un número creciente de estadounidenses que están trabajando y viviendo y jugando con personas que piensan exactamente como ellos porque cuando luego nos volvemos más rígidos y extremistas, los hacedores de oportunidades están buscando activamente situaciones con personas diferentes de ellos, y están construyendo relaciones, y dado que hacen eso, han confiado en las relaciones en las que pueden armar el equipo adecuado y reclutarlos para resolver un problema mejor y más rápidamente y aprovechar más oportunidades. No están ofendidos por las diferencias, están fascinados por ellas, y eso es un gran cambio de mentalidad, y una vez que lo sientes, quieres que suceda mucho más. Este mundo nos está llamando a tener una mentalidad colectiva, y creo en hacer eso. Es especialmente importante ahora. ¿Por qué es importante ahora? Porque las cosas como los drones, las drogas y la recolección de datos, se pueden concebir y pueden ser ideados por más gente y de formas más baratas para fines benéficos y, como sabemos por las noticias diarias, se pueden utilizar para cosas peligrosas. Se nos llama a cada uno de nosotros, a un llamado superior.

Pero aquí está la guinda del pastel: No es solo la primera oportunidad para que lo hagas con otra persona eso es probablemente el logro más grande, como institución o individuo. Es después de haber tenido esa experiencia y la confianza entre sí. Son las cosas inesperadas que diseñas más adelante que nunca podrías haber predicho. Por ejemplo, Marty es el marido de la actriz que he mencionado, y él los observó cuando estaban practicando, y pronto estaba hablando con Wally, mi amigo el ex-convicto, acerca del régimen de ejercicios. Y pensó, tengo un grupo de canchas de racquetball. Este tipo podría enseñarlo. Muchas personas que trabajan allí son miembros de mis canchas. Son viajeros frecuentes. Podrían practicar en su habitación de hotel, sin ningún equipo provisto. Así es como fue contratado Wally. No solo eso, años después estaba también enseñando racquetball. Años después de eso, estaba enseñando a los profesores de racquetball. Lo que estoy sugiriendo es que, cuando te conectas con la gente en torno a un interés y acción compartida, estás acostumbrado a lo inesperado cosas que suceden en el futuro, y creo que eso es lo que estamos viendo. Nos abrimos a esas oportunidades, y aquí hay jugadores clave y tecnología, actores clave que están en una posición única para hacer esto, para escalar sistemas y proyectos juntos.

Así que esto es lo que estoy pidiendo que hagan. Recuerden los tres rasgos de los hacedores de oportunidad. Los hacedores de oportunidad siguen afinando su fuerza superior y se convierten en buscadores de patrones. Se involucran en mundos diferentes de los suyos así que son de confianza y pueden ver esos patrones, y se comunican para conectar alrededor de puntos claves de interés compartido.

Así que estoy pidiéndoles, el mundo tiene hambre. Sinceramente, creo, en mi experiencia de primera mano, el mundo está hambriento de nosotros de que nos unamos como hacedores de oportunidades y emulemos esos comportamientos como muchos de ustedes ya lo hacen —lo sé de primera mano— y para reimaginar un mundo donde utilizamos nuestros mejores talentos juntos más a menudo para lograr grandes cosas juntos de lo que podemos por nuestra cuenta. Solo recuerden, como dijo una vez Dave Liniger, "No se puede tener éxito llegando a un banquete de contribución con solo un tenedor". (Risas)

Muchas gracias. Gracias. (Aplausos)