Eugenia Cheng
461,553 views • 11:19

El mundo está inundado de argumentos divisivos, de conflicto, de noticias falsas, de victimismo, de explotación, de prejuicio, de intolerancia, de culpa, de gritos y de una capacidad de concentración minúscula. A veces puede parecer que estamos condenados a tomar partido, a estar atrapados en cámaras de eco y a nunca más estar de acuerdo. A veces puede parecer una carrera hacia el abismo, donde todos están pidiendo el privilegio de los otros y compitiendo para demostrar que son las personas más merecedoras en la conversación. ¿Cómo podemos dar sentido a un mundo que no lo tiene? Tengo una herramienta para entender este confuso mundo nuestro, una herramienta que no se esperan: la matemática abstracta. Me especializo en la matemática pura. Tradicionalmente la matemática pura se ve como la teoría de la matemática, donde la matemática aplicada se aplica a problemas reales como a la construcción de puentes y de volar aviones y para controlar el flujo del tráfico. Pero voy a hablar de una forma en que la matemática pura se aplica directamente a nuestra vida diaria como una forma de pensar. No resuelvo ecuaciones cuadráticas para ayudarme con mi vida diaria, pero sí uso el pensamiento matemático para ayudarme a entender razonamientos y a empatizar con otras personas. Y así, la matemática pura me ayuda con todo el mundo humano. Pero antes de hablar del mundo humano, quisiera hablar sobre algo que tal vez se imaginen como irrelevante matemática escolar: factores de números. Empezaremos pensando en los factores del número 30. Si esto les trae malos recuerdos de las clases de matemáticas de la escuela, los entiendo, porque las clases de matemáticas también me aburrían. Estoy bastante segura de que vamos en una dirección muy diferente de lo que ocurría en la escuela. ¿Cuáles son los factores del número 30? Bueno, son los números que dividen al 30. Tal vez puedan recordarlos. Vamos a calcularlos: son 1, 2, 3, 5, 6, 10, 15 y 30. No es muy interesante. Son un montón de números en una línea recta. Podemos hacerlo más interesante si pensamos cuáles de estos números también son factores entre sí y hacemos un dibujo, como un árbol genealógico, para mostrar esas relaciones. Así que 30 va a estar en la cima como una especie de bisabuelo. 6, 10 y 15 son divisores de 30. 5 divide a 10 y a 15. 2 divide a 6 y a 10. 3 divide a 6 y a 15. Y 1 divide a 2, 3 y 5. Así que ahora vemos que 10 no es divisible por 3, pero que estas son las esquinas de un cubo, que creo que es un poco más interesante que un montón de números en una línea recta. Podemos ver algo más aquí. Hay una jerarquía en marcha. En el nivel inferior está el número 1, Luego están los números 2, 3 y 5, solo divisibles por 1 y sí mismos. Quizás recuerden que esto significa que son números primos. En el siguiente nivel, tenemos 6, 10 y 15, y cada uno de ellos es un producto de dos factores primos. Así que 6 es dos veces 3, 10 es dos veces 5, 15 es tres veces 5. Y luego en la parte superior, tenemos 30, que es el producto de tres números primos: 2 por 3 por 5. Así que podría volver a dibujar este diagrama usando esos números. Vemos que tenemos 2, 3 y 5 en la parte superior, tenemos parejas de números en el siguiente nivel, y tenemos elementos únicos en el siguiente nivel. y luego el conjunto vacío en la parte inferior. Y cada una de esas flechas muestra la pérdida de uno los números del conjunto. Ahora tal vez pueda quedar claro. que en realidad no importa cuáles son esos números. De hecho, no importa lo que sean. Podríamos reemplazarlos con algo como A, B y C, en su lugar y obtenemos la misma imagen. Ahora esto se ha vuelto muy abstracto. Los números se han convertido en letras. Pero esta abstracción significa algo, y es que ahora de repente se vuelve ampliamente aplicable, porque A, B y C podrían ser cualquier cosa. Por ejemplo, podrían ser tres tipos de privilegios: rico, blanco y masculino. Y en el siguiente nivel, tenemos gente rica blanca. Aquí tenemos hombres ricos. Aquí tenemos hombres blancos. Entonces tenemos ricos, blancos y masculinos. Y, por último, personas sin ninguno de esos privilegios. Y voy a restablecer el resto de los adjetivos para recalcarlo. Aquí tenemos gente rica, blanca, no masculina, para recordarnos que hay personas no binarias que necesitamos incluir. Aquí tenemos hombres ricos, no blancos. Aquí tenemos hombres no ricos y blancos, rico, no blanco, no masculino, no rico, blanco, no masculino y no rico, no blanco, masculino. Y en el fondo, con el menor privilegio, personas no ricas, no blancas, no masculinas. Hemos pasado de un diagrama de factores del número 30 a un diagrama de interacción de diferentes tipos de privilegios. Y creo que hay muchas cosas que podemos aprender de este diagrama. Primero es que cada flecha representa una pérdida directa de un tipo de privilegio. A veces la gente piensa erróneamente que el privilegio blanco significa que todos los blancos están mejor que todos los que no son blancos. Hay quienes señalan a estrellas super ricas del deporte negro y dicen: "¿Ves?" Son muy ricos. El privilegio blanco no existe ". Pero eso no es lo que dice la teoría del privilegio blanco. Dice que si esa estrella super rica del deporte tuviera las mismas características pero también fuera blanca, esperaríamos que estuvieran mejor situados en la sociedad. Hay algo más que podemos entender de este diagrama si miramos a lo largo de una hilera. En la segunda hilera superior, donde hay quienes tienen dos tipos de privilegios, podemos ver que no todos son particularmente iguales. Por ejemplo, las mujeres blancas ricas quizás están mucho mejor en la sociedad que los hombres blancos pobres, y los hombres negros ricos quizás están en algún punto intermedio. y esto está más sesgado, igual que en el nivel inferior. Pero en realidad podemos llevarlo más lejos y observar las interacciones entre esos dos niveles medios. Porque a los ricos, no blancos que no son hombres les puede ir mejor que a los pobres hombres blancos. Piensen en algunos ejemplos extremos, como Michelle Obama, Oprah Winfrey. Están sin duda mejor que los hombres pobres, blancos, desempleados y sin hogar. Así que en realidad, el diagrama es más sesgado. Y esa tensión existe entre las capas de privilegio en el diagrama y el privilegio absoluto que las personas experimentan en la sociedad. Y esto me ha ayudado a entender por qué algunos hombres blancos pobres están tan enojados en la sociedad en este momento. Debido a que están en la cima de este cuboide de privilegios, pero en términos de privilegio absoluto, en realidad no sienten el efecto. Y creo que entender la raíz de esa ira es mucho más productivo que solo estar enojado con ellos. Ver estas estructuras abstractas también puede ayudarnos a cambiar contextos y ver que diferentes personas están en la parte superior en diferentes contextos. En nuestro diagrama original, hombres blancos ricos estaban en la parte superior, pero si restringimos la atención a los no hombres, veríamos que están aquí, y ahora los ricos, blancos no-hombres están en la parte superior. Así podríamos movernos a todo un contexto de mujeres, y nuestros tres tipos de privilegios serían ser ricas, blancas y cisgénero. Recuerden que "cisgénero" significa que su identidad de género coincide con el sexo asignado al nacer. Y ahora vemos que las mujeres cis ricas y blancas ocupan una situación análoga a la de los hombres blancos ricos en la sociedad más amplia. Y esto me ha ayudado a entender por qué hay tanta ira hacia las mujeres blancas y ricas, especialmente en algunas partes del movimiento feminista de hoy, quizás sean propensas a verse a sí mismas como desfavorecidas. en relación con los hombres blancos, y se olvidan de lo privilegiadas que son en relación con las mujeres no blancas. Todos podemos usar estas estructuras abstractas para ayudarnos a pivotar entre situaciones en que somos más privilegiados y menos privilegiados. Todos somos más privilegiados que alguien. Y menos privilegiados que otros. Por ejemplo, yo sé y siento que como una persona asiática, soy menos privilegiada que los blancos. por el privilegio blanco. Pero también entiendo que estoy probablemente entre los más privilegiados de las personas no blancas, y esto me ayuda a pivotar entre esos dos contextos. Y en términos de riqueza, no creo ser super rica. No soy tan rica como los que no tienen que trabajar. Pero me va bien, y esa es una situación mucho mejor que la de las personas que están sufriendo, que tal vez no tienen trabajo o trabajan por un salario mínimo. Realizo estos saltos en mi cabeza para ayudarme a entender las experiencias desde los puntos de vista de los demás, lo que me lleva a esta conclusión posiblemente sorprendente: que la matemática abstracta es altamente relevante en nuestra vida diaria e incluso puede ayudarnos a comprender y empatizar con otras personas. Mi deseo es que todos traten de entender más a otras personas y que colaboren con ellas, en lugar de competir con ellas y tratar de mostrarles que están equivocados. Creo que el pensamiento matemático abstracto puede ayudarnos a lograr eso. Gracias. (Aplausos)