Return to the talk Return to talk

Transcript

Select language

Translated by Marcelo Corrales
Reviewed by Eduardo Sierra

0:11 Siempre he escrito acerca de arquitectura, acerca de edificios, y escribir acerca de arquitectura se basa en ciertas suposiciones. Un arquitecto diseña un edificio, y se convierte en un lugar, o muchos arquitectos diseñan muchos edificios, que se vuelven una ciudad, y pese a esta complicada mezcla de fuerzas de política y cultura, y de la economía que le da forma a estos lugares, al final del día, puedes ir y visitarlos. Tú puedes caminar alrededor de ellos. Puedes olerlos. Puedes sentirlos. Puedes experimentar su presencia geográfica.

0:40 Pero lo que más me ha llamado la atención en los últimos años es que yo cada vez menos estaba saliendo a presenciar al mundo, y que cada vez más estaba sentado frente a la computadora. Y especialmente desde el 2007, cuando conseguí un iPhone, no solo me la pasaba al frente de la pantalla el día entero, pero además me estaba dedicando a mirar al final del día una pantallita que llevo siempre en mi bolsillo. Y lo que más me sorprendió fue lo rápido que mi relación con el ambiente físico había cambiado. En un lapso muy corto, aunque lo consideremos 15 años de estar en línea, o digamos que los últimos cuatro o cinco años de estar en línea todo el tiempo, nuestra relación con el ambiente ha cambiado debido a que nuestra atención está constantemente dividida. Estamos mirando dentro de las pantallas y estamos experimentando el mundo alrededor nuestro.

1:24 Y lo que más me ha impactado, y lo que en realidad me enganchó, fue que el mundo dentro de la pantalla parece que no tiene una realidad propia. Si buscas imágenes acerca de Internet, esto es lo único que encontrarías, una imagen famosa de Opte mostrando Internet como una especie de Vía Láctea, una expansión infinita donde parece que no estamos en ninguno de sus lugares. Parece que nunca podremos abarcarla en su totalidad. Siempre me hace recordar a la imagen de la Tierra tomada en el Apolo, la foto de la canica azul, y creo que también sugiere que tampoco podemos entenderla desde su totalidad. Nos vemos relativamente pequeños ante su expansión.

2:00 Entonces, si hay un mundo y una pantalla, y si hay un mundo físico a mi alrededor, nunca podría tenerlos juntos en un mismo lugar.

2:09 Y de repente sucedió esto. Un día mi conexión de Internet dejó de funcionar, y un técnico vino a arreglarla, y comenzó con el nido de cables empolvados detrás de mi sofá, y luego siguió el cable hasta llegar al frente de mi casa, bajó por el sótano y salió por el patio trasero, hasta llegar a una maraña de cables colgados en la pared. Y luego vio una ardilla corriendo sobre el cable, y dijo, "Ahí está el problema. Una ardilla está mascando su Internet". (Risas) Y esto me pareció asombroso. Internet es una idea trascendental. Es un conjunto de protocolos que ha cambiado todo, desde compras, citas en línea, o revoluciones. Definitivamente no podía ser algo que una ardilla pudiera mascar. (Risas) Pero de hecho, eso fue lo que sucedió. Una ardilla, en realidad, había mascado mi Internet. (Risas) Y luego se me vino a la mente una imagen de lo que sucedería si arrancaras el cable de la pared y empezaras a seguirlo. ¿A dónde iría? ¿Sería Internet un lugar al que tú en realidad podrías visitar? ¿Podría ir ahí? ¿A quién encontraría? ¿Hay algo en realidad ahí?

3:10 Y la respuesta, considerando todos las historias, es no. Ésta era la Internet, una caja negra con una luz roja, como se muestra en el programa "The IT Crowd". Normalmente está en la punta del Big Ben, porque ahí es donde hay mejor señal, pero ellos se las arreglaron para prestársela a su colega para usarla esa tarde en una presentación de la oficina. Los veteranos de la Internet estaban dispuestos a facilitarla por un breve período, y ella la mira y dice, "¿Ésta es la Internet? ¿Y en su totalidad? ¿Es pesada? Y ellos dicen, "Claro que no, Internet no pesa nada".

3:45 Y yo sentí vergüenza. Yo estaba buscando esta cosa que sólo los tontos tratan de buscar. La Internet era ese pegote amorfo, o era una simple cajuela negra con una lucecita roja que titila. No era un mundo real por ahí.

3:57 Pero de hecho, lo es. Hay un mundo real del Internet allá afuera, y visitar estos lugares de internet fue a lo que me dediqué durante dos años. Fui a centros de datos que usan la misma energía que las ciudades en donde se encuentran, y visité lugares como este, el número 60 de la calle Hudson en Nueva York, que es uno de los edificios en el mundo, que hace parte de una lista muy corta, de más o menos doce edificios, donde más redes de Internet se conectan una a otra que en cualquier otro lugar. Y esa conexión es sin duda un proceso físico. Es acerca del router de una red, como el de Facebook o el de Google o el de B.T. o el de Comcast o el de Time Warner, el que sea, haciendo conexión usualmente con un cable amarillo de fibra óptica y bajando hasta el router de otra red, y eso es indudablemente físico, y sorprendentemente íntimo. Un edificio como el de la calle Hudson, y otra docena, tiene 10 veces más redes internas haciendo conexiones que el resto de edificios de su manzana. Hay una lista muy corta de lugares como este. Y el número 60 de la calle Hudson es particularmente interesante porque es el centro de más de media docena de redes de importancia, que son las redes que alimentan los cables transoceánicos que están bajo el agua y que conectan a Europa y a América y al resto de nosotros. Y precisamente son esos cables en los que quiero enfocarme.

5:04 Si Internet es un fenómeno global, si vivimos en una aldea global, es porque hay cables en el fondo del océano. Cables como éste. Y con esta dimensión, son realmente pequeños. Puedes sostenerlos en tu mano. Son como una manguera. Pero en la otra dimensión son realmente expansivos, tan expansivos como quieras imaginarlos. Se extienden a lo largo del océano. Tienen cinco u ocho o trece mil kilómetros de longitud, y aunque la ciencia de los materiales y la tecnología computacional sean increíblemente complicadas, los procesos físicos son extremadamente simples. La luz entra por una parte del océano y sale por la otra, y normalmente viene de un edificio llamado una estación de amarre que usualmente está puesta discretamente en un pequeño barrio costero, y hay amplificadores en el fondo del océano que parecen a un atún de aleta azul, y cada 80 kilómetros amplifican la señal, y como el ritmo de transmisión es increíblemente rápido, la unidad básica es de 10 gigabits por segundo de longitud de onda de luz, quizás mil veces más que tu conexión, o capaz de llevar 10 000 videos de flujo digital, pero ahí no termina todo, ya que no sólo harás que un flujo de onda de luz pase por una de las fibras, sino que harás que fluyan unas 50 o 60 o 70 longitudes de onda de colores de luz por una sola fibra, y tendrás quizás ocho fibras en un cable, cuatro en cada dirección. Y son diminutas. Son de gruesas como un cabello.

6:23 Y luego se conectan en alguna parte del continente. Se conectan en un pozo como este. Literalmente, ahí es donde el cable de 8000 kilómetros se conecta. Esto es en Halifax, un cable que se extiende desde Halifax hasta Irlanda. Y el panorama está cambiando. Hace tres años, cuando comencé a pensar acerca de esto, había un cable en la costa oeste de África, representado en este mapa por Steve Song con una línea negra. Ahora hay seis cables y van a instalar más, tres en cada costa. Porque una vez que un país queda conectado por un cable, la gente se da cuenta que eso no basta. Si van a construir una industria a su alrededor, ellos necesitan saber que su conexión no será débil sino permanente, porque si un cable se rompe, hay que enviar un barco al lugar, arrojar un gancho para que lo agarre, levantarlo, buscar el otro extremo y luego fusionar los dos extremos de nuevo y volverlo a sumergir. Es un proceso intensamente físico.

7:13 Este es mi amigo Simon Cooper, quien hasta hace muy poco trabajaba para Tata Communications, el ala de comunicaciones de Tata, el gran conglomerado industrial de la India. Nunca lo he conocido en persona. Solo nos hemos comunicado por medio de un sistema de telepresencia, lo que siempre me hace pensar de él como el señor dentro de la red. (Risas) Y él es inglés. La industria de cables interoceánicos está dominada por hombres ingleses, que al parecer todos tienen 42 años de edad. (Risas) Porque todos empezaron a trabajar al mismo tiempo con el boom que comenzó hace unos 20 años atrás. Y Tata comenzó como una empresa de comunicaciones al comprar dos cables, uno a través del océano Atlántico y el otro a través del Pacífico, y a los que procedieron a adicionarles pedazos hasta que construyeron un cinturón de cable alrededor del mundo, lo que significa que envían tus bits al este o al oeste. Ellos tienen, literalmente, un chorro de luz alrededor del mundo, y si un cable se rompe en el Pacífico, la enviará en la otra dirección. Y al haber hecho eso, comenzaron a buscar más lugares para conectar. Buscaron lugares sin cableado, y eso quería decir norte y sur, primordialmente los cables hacia África. Pero lo que me asombra es la magnífica imaginación geográfica de Simon. Él ve al mundo de una forma increíblemente expansiva.

8:24 Y yo estaba muy interesado porque quería ver la construcción de uno de estos cables. Como saben, cada vez que estamos en línea experimentamos ciertos momentos de conexión fugaces, una breve proximidad física, un tweet o un post en Facebook o un correo electrónico, y pareciera que hay un corolario físico para eso, pareciera que hay un momento cuando al continente lo estaban conectando, y yo quería ver eso. Y Simon estaba trabajando en un cable nuevo, WACS, el sistema de cableado de África Occidental, que se extiende desde Lisboa hasta la costa oeste de África, y pasa por Costa de Marfil, Ghana, Nigeria, hasta Camerún. Él dijo que llegaría pronto, todo dependiendo del clima, y que me haría saber cuándo, y con cuatro días de anticipación, me dijo que fuera a una playa al sur de Lisboa, y un poco después de las 9, un hombre saldrá caminando del agua. (Risas) Y llevará consigo una cuerda de nailon verde, muy liviana, llamada una línea mensajera, y ése era el primer enlace entre mar y tierra, un enlace que luego sería anclado a un tubo de luz de 15 000 kilómetros. Luego un bulldozer comenzó a jalar el cable que estaba en un buque de desembarque de cable especializado, y puesto a flotar por unas boyas hasta que estuviera en el lugar correcto. Pueden ver entonces a los ingenieros ingleses observando. Y luego, una vez posicionado en el lugar correcto, el hombre regresó al agua sosteniendo un cuchillo grande, y procedió en cortar cada boya, y las boyas se elevaron hacia el cielo, y el cable se hundió hasta el fondo marino, e hizo todo esto hasta llegar al buque, y al llegar allá, le dieron un vaso de jugo y una galleta, luego saltó otra vez al agua, regresó nadando hasta la costa, y finalizó encendiendo un cigarrillo. (Risas)

9:58 Y una vez que el cable estaba en la costa, ellos empezaron a prepararse para conectarlo con el otro extremo del cable que había sido traído de la estación de desembarque. Y primero lo cortaron con una sierra para metales, luego comenzaron a filetear la capa de plástico interior como si fueran chefs, y finalmente trabajaron como joyeros para extraer las fibras delgadas y alinearlas con el cable que habían bajado, y con una perforadora las fusionaron. Y cuando uno ve a estos hombres aserrando este cable con una sierra para metales uno deja de pensar en Internet como una nube. Comienza a hacerse algo increíblemente físico. Y lo que además me sorprendió es que a pesar de que todo está basado en la más sofisticada tecnología, por más que esto sea un fenómeno sumamente nuevo, el proceso físico en sí, ha existido desde hace mucho tiempo, y la cultura es la misma. Puedes ver los obreros nativos. Puedes ver al ingeniero inglés dando direcciones en el trasfondo. Y más importante aún, los lugares son los mismos. Estos cables todavía conectan a estas clásicas ciudades puerto; lugares como Lisboa, Mombasa, Bombay, Singapur, Nueva York.

10:58 Y luego el proceso en tierra toma unos tres o cuatro días, y entonces, cuando han terminado, ponen la tapa del pozo otra vez, la cubren con arena, y todos nos olvidamos de su existencia.

11:12 Y me parece que todos hablamos acerca de "la nube", pero cada vez que ponemos algo en la nube, nos desatamos de ciertas responsabilidades. Estamos menos conectados a ella. Dejamos que otras personas se preocupen de ella. Y eso no está bien. Hay una excelente frase de Neal Stephenson en la que dice que las personas conectadas deberían saber algo acerca de cables. Y deberíamos saber, pienso yo, deberíamos saber de dónde viene Internet, y deberíamos saber qué es lo que físicamente, físicamente nos conecta a todos. Muchas gracias. (Aplausos) (Aplausos) Gracias. (Aplausos)